71. Cuando el calzado es cómodo..te olvidas del pie


Solo el hombre sufre..

El sufrimiento no existe en
parte alguna, excepto en el corazón del hombre.

La naturaleza es gozosa,
la naturaleza siempre está festejando
su existencia sin ningún miedo ni ansiedad.
La existencia prosigue existiendo, pero el hombre es un problema.!

71. Cuando el calzado es comodo se olvida del pie¿Por qué,
todo hombre es un problema.?

Si solo unos pocos fuesen problemas que pudiésemos denominar
enfermos o anormales, pero resulta que es al contrario:
solo unos pocos no son problemas.

Rara vez existe un hombre como el Buda, Jesús o Chuang Tzu:
Alguien que esté como en casa, cuya vida sea un éxtasis y no sufrimiento ni ansiedad. Pero todo el mundo, vive sufriendo.

El hombre se ha extraviado;
no me refiero a un hombre en particular, sino a la sociedad humana como tal, desde la raíz.

Nada más nace un niño, la sociedad empieza a iniciarlo en
la pauta anormal, en la pauta antinatural por la que todo el resto está sufriendo.

Los psicólogos han intentado profundizar en el misterio, de ver a partir de qué momento, -el niño empieza a extraviarse- y han dado -con que es a la edad de cuatro años-.

Sobre esa edad, el niño pasa a formar parte de la sociedad; alrededor de esa edad deja de ser natural. Antes de cumplir cuatro años sigue formando parte del gran mundo de -árboles, flores, aves y animales; es salvaje-.

-A partir de entonces se le domestica y la sociedad se hace cargo-. Entonces empieza a vivir según las normas, la moralidad, lo que es correcto y lo que no es; deja de ser una totalidad. Todo queda dividido.

Antes de iniciar un movimiento
tiene que decidir de forma deliberada cómo moverse,
qué hacer y qué no hacer.

La -obligación- ha penetrado, y esa -obligación-
es la enfermedad.!

Ha llegado la discriminación..
-ahora el niño, ya no forma parte de lo divino-,
HA DEJADO DE ESTAR EN GRACIA.!

—/—

Intenta comprenderlo:
Ese es el significado de la historia bíblica de la pérdida de la inocencia de Adán. Antes de comer del árbol del conocimiento, era natural, vivía en el Jardín del Edén.

-Ese Jardín del Edén está aquí-; esos árboles siguen viviendo en su interior; esos animales continúan formando parte de él; el sol, la luna y las estrellas siguen recorriendo su firmamento.

El Jardín del Edén es aquí y ahora,
pero tú estás fuera..

¿Por qué fue expulsado Adán?
Porque comió del fruto del conocimiento.?

Y a los cuatro años todos -los Adanes y las Evas- vuelven a ser expulsados. No es algo que haya sucedido en el pasado; tiene lugar cada vez que nace un niño:
Adán nace a la vida, Eva nace a la vida.
Hasta los cuatro años no hay conocimiento.
A los cuatro años el niño empieza a comprender qué es cada cosa.
Entonces se extravía, pierde el camino, y deja de ser natural, perdiendo la espontaneidad. A partir de ahora vivirá según las reglas.

Una vez que empiezas a vivir según las reglas, hay que moverse de una manera determinada, y la vida nunca es de una manera determinada. Es un fluido, es un líquido, un flujo flexible, y nadie sabe adónde se dirige. Una vez que empiezas a vivir según las reglas empiezas a saber adónde vas.

Pero en lo más profundo, el movimiento se ha detenido.
Ahora simplemente vegetas, te mueres porque estás preso.
Esa reclusión es muy sutil, y a menos que estés totalmente alerta no serás capaz de verla. -Es como si llevases puesta una armadura invisible-.

-Uno de los pensadores más grandes y revolucionarios de nuestra era, Wilhelm Reich, fue a dar con esta armadura-. Pero la sociedad consiguió demostrar que estaba loco y fue encarcelado. Murió en prisión muy angustiado.

-La angustia era a causa de lo siguiente-: Todo lo que dijo era cierto, pero nadie estaba preparado para escucharlo. Por ejemplo, fíjate en cómo se le van prohibiendo cosas al niño desde que tiene dos años.

-La naturaleza existe sin ninguna ley-
Cuenta con sus propias leyes intrínsecas, pero no son leyes aprobadas por los hombres. No necesitan tu autorización; están ahí y la vida se desarrolla siguiéndolas.

Si no interfieres, alcanzarás el objetivo de inmediato; si interfieres, entonces tendrás dificultades. -Así que si estás en dificultades, pasando angustia y sufrimiento, tienes que saber que es porque interfieres con la naturaleza-. No se puede hacer nada, a menos que dejes de interferir.

No interfieras con la naturaleza. Permítela, muévete con ella, confía en ella. Tú has salido de ella; es tu madre, es la fuente; y un día volverás a ella; es el destino fundamental. Mientras tanto, ¿para qué interferir?, ¿para qué luchar? Esa lucha se ha convertido ahora en algo casi innato.

Tendrás que regresar a la infancia, tendrías que retroceder.
Tendrías que revivir esos momentos en los que la sociedad entró en ti y te forzó a interferir.

71. Cuando el calzado es comodo te olvidas del pieAsí que recuerda algo básico: siempre que sucede algo erróneo en el sendero de la vida, no podrás disolverlo mediante la comprensión intelectual; no es fácil.

Se ha convertido en una pauta normal en tu vida.
Está grabada en tu cuerpo y en tus huesos; tendrías que regresar.
Si realmente quieres ser natural, deberías -re-vivir el pasado-, regresar poco a poco hacia atrás. Todos los métodos meditativos te ayudan a regresar.

Tiéndete en tu cama por la noche, y haz un esfuerzo diario de una hora cada día. Al principio será un esfuerzo, pero poco después será fácil y disfrutarás. Cuanto más retrocedas, más libre y mejor te sentirás.

La naturaleza es inconmensurable, y todas las leyes humanas son limitadas y estrechas. Son como túneles: cuanto más penetras en ellos más estrechos se vuelven. Y en un momento se convierten en un callejón sin salida, y ya no puedes ir a ninguna parte, y el túnel se convierte en tu tumba. Así es como todo el mundo queda atrapado.

-Tu espíritu está protegido por la naturaleza misma, no temas-. No temas ni te sientas inseguro porque tu ser está protegido por la existencia entera; todo el cosmos te ayuda. Pero la ayuda es inconsciente, no es deliberada. -Chuang Tzu-, dice que en tu interior está lo eterno, lo inmortal. -La muerte no puede destruirlo. No hay por qué temerlo-.

Cuando nace un niño, ¿cómo sabe el bebé que han pasado nueve meses y que tiene que abandonar el útero?
¿Cómo se entera? No tiene calendario, ni reloj, ni nada por el estilo. Pero cuando pasan nueve meses está listo para nacer. En realidad, lucha por nacer. Por eso la madre siente tanto dolor. Se trata de una auténtica lucha. Se inicia el conflicto, y la madre se contrae, temerosa del dolor que sentirá su cuerpo. Así que se resiste. Esa resistencia, y el niño tratando de salir del útero, crean el dolor. Si la madre se dejase, si no ofreciese resistencia, no habría dolor.

¿Cómo sabe el niño cuándo ha llegado la hora?
¿Cómo sabe una semilla que ha llegado el momento de brotar? La semilla puede llegar a esperar todo el año hasta que llega el momento adecuado, cuando llega el momento la semilla se abre y se abandona a sí misma en la tierra. Deja caer sus protecciones y brota.

¿Por qué los árboles florecen en la estación adecuada?
¿Cómo se mueven las estrellas?
Observa el cosmos… tan misterioso, complicado y complejo.
Pero, no obstante, se mueve de manera fácil, simple y sin esfuerzo.

Luego el niño crece.
¿Alguna vez te has fijado que todos los niños son hermosos?
Todos los niños son hermosos.
¿De dónde proviene esa gracia?
Más tarde es difícil encontrar una persona hermosa entre cien.
Al principio las cien eran hermosas, ¿qué les pasó a las otra noventa y nueve?
¿Cómo se volvieron feas?
¿Por qué todos los niños son hermosos?
Son hermosos a causa del flujo es natural.
La naturaleza es hermosa.

Si eres artificial y antinatural, entonces te vuelves feo; si actúas deliberadamente, entonces la fealdad penetra en ti. Un niño vive inconsciente. Cuando tiene hambre, llora; cuando tiene sueño, duerme. Pero le obligamos a seguir reglas y leyes.

He oído:
Un niño pequeño lloraba de pie, fuera de su casa.
Una anciana que pasaba le preguntó:
-¿Qué te ocurre? ¿Por qué lloras? ¿Qué ha pasado?
El niño respondió: -Mi madre ha perdido la guía sobre cómo criar niños y ahora utiliza su propia mente.

Las guías ofrecen reglas específicas y particulares.
Cada cuatro horas hay que dar leche al bebé.

Aunque el bebé llore,– la madre deberá estar pendiente del reloj, no del niño, y de si han pasado las cuatro horas-. De esa manera destruimos la naturaleza inconsciente.

Dentro de poco el niño seguirá tu ejemplo:
también él mirará el reloj y
cuando hayan pasado las cuatro horas,
empezará a llorar, tanto si tiene hambre como si no.!


Imagen-Carlos V. Pinto
Imagen-Susan Blackwood
Imagen-Vickie Wade

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *