Que causa la Esquizofrenia


¿Qué causa la esquizofrenia.?

A través de la investigación, se han identificado
varios factores que contribuyen al riesgo de desarrollar esquizofrenia.

Los genes y el medio ambiente:
Los científicos han sabido por mucho tiempo, que la esquizofrenia puede ser hereditaria. La enfermedad ocurre en menos del 1 por ciento de la población general,
-pero ocurre en el 10 por ciento de las personas que tienen un parentesco de primer grado con alguien que tiene el trastorno, como un padre, hermano o hermana-.

Las personas que tienen un parentesco de segundo grado con alguien que tiene la enfermedad (abuelos, tíos o primos), también desarrollan esquizofrenia con más frecuencia que la población general. -El riesgo es mayor para un gemelo idéntico de una persona con esquizofrenia-. En este caso, existe entre un 40 a un 65 por ciento de posibilidad de desarrollar el trastorno.

Aunque estas relaciones genéticas son fuertes, hay muchas personas con esquizofrenia, que no tienen familiares con la enfermedad. Por otra parte, hay muchas personas con uno o más miembros de la familia con el trastorno, que no lo desarrollan.

-Los científicos creen que no hay un solo gen en particular que cause la esquizofrenia, sino que hay muchos genes que contribuyen a un mayor riesgo de tener este trastorno-. De hecho, las investigaciones recientes han descubierto que las personas con esquizofrenia -suelen tener índices más altos de mutaciones genéticas raras-. Estas diferencias genéticas implican cientos de genes diferentes-, y es probable que interrumpan el desarrollo del cerebro de manera diversa y sutil.

Se están realizando investigaciones sobre los diversos genes que están relacionados con la esquizofrenia, -pero aún no es posible usar la información genética para predecir quién tendrá la enfermedad-. A pesar de esto, es posible hacerse pruebas genéticas sin receta médica, ni asesoramiento de un profesional de la salud.

Los anuncios para estas pruebas sugieren que -con una muestra de saliva-, la compañía puede determinar si una persona corre riesgo de desarrollar determinadas enfermedades, incluyendo la esquizofrenia. Sin embargo, los científicos aún no saben todas las variaciones genéticas que contribuyen a la esquizofrenia y las variaciones que se conocen solamente aumentan el riesgo en un porcentaje muy pequeño. Por lo tanto, es poco probable que estos -análisis del genoma-, ofrezcan un panorama completo, del riesgo que una persona puede tener para desarrollar un trastorno mental como la esquizofrenia.

Además, ciertamente -no son solo los genes los que causan el trastorno-. Los científicos creen que debe haber una interacción, entre los genes y ciertos aspectos del medio ambiente, para que una persona desarrolle la esquizofrenia. Pueden estar implicados muchos factores ambientales, como la exposición a un virus o desnutrición en la etapa prenatal, complicaciones durante el parto y otros factores psicosociales aún no conocidos.

Diferencias en  la química y Estructura Cerebral:
En el cerebro ocurren reacciones químicas complejas e interrelacionadas. Los científicos creen, -que un desequilibrio en las reacciones químicas, relacionadas con la dopamina y el glutamato, y posiblemente otros neurotransmisores, juega un papel en la esquizofrenia-. Los neurotransmisores son sustancias que permiten que las células del cerebro se comuniquen entre sí. Los científicos siguen estudiando la química cerebral y su relación con la esquizofrenia.

-Además, las estructuras cerebrales de algunas personas con esquizofrenia, son ligeramente diferentes a las de las personas sanas-. Por ejemplo, las cavidades llenas de líquido en el centro del cerebro, llamadas ventrículos, son más grandes en algunas personas con este trastorno. -Los cerebros de las personas con esquizofrenia también suelen tener menos materia gris-, y algunas áreas del cerebro, pueden tener un menor o mayor grado de actividad.

Estas diferencias se pueden observar, cuando se comparan las imágenes cerebrales de un grupo de personas con esquizofrenia, con los de un grupo de personas sin esquizofrenia. Sin embargo, las diferencias no son suficientemente grandes como para identificar a las personas que tienen este trastorno, por lo que actualmente no se usan para diagnosticar la esquizofrenia.

Los estudios de tejidos cerebrales en las personas fallecidas, también han revelado diferencias en los cerebros de las personas con esquizofrenia. Los científicos han descubierto pequeños cambios en la ubicación o la estructura de las células cerebrales -que se forman antes del nacimiento-.

-Algunos expertos piensan que los problemas durante el desarrollo cerebral antes del nacimiento pueden llevar a conexiones defectuosas-. Es posible que el problema no se manifieste -sino hasta la pubertad-, cuando el cerebro experimenta cambios que podrían desencadenar síntomas psicóticos, en personas que son vulnerables, ya sea por su genética o las diferencias cerebrales. Los científicos han aprendido mucho sobre la esquizofrenia, pero se debe continuar realizando más investigaciones para descubrir cómo se desarrolla.

¿Cómo se trata la esquizofrenia?
Ya que aún no se conocen las causas de la esquizofrenia, los tratamientos se enfocan en tratar de eliminar los síntomas de la enfermedad. -Los tratamientos incluyen medicamentos antipsicóticos y varios tratamientos psicosociales-. Las investigaciones sobre la -atención especializada coordinada-, han mostrado que este tipo de atención, ofrece resultados prometedores para la recuperación.

La atención especializada coordinada, es cuando
un administrador de casos, el paciente, y un equipo de profesionales
en tratamientos farmacológicos y psicosociales trabajan juntos.

Tratamiento:
Durante un episodio de esquizofrenia,
la persona puede necesitar hospitalización por razones de seguridad.

El psiquiatra le preguntará:
a) Cuánto tiempo han durado los síntomas.
b) Cómo ha cambiado la capacidad para desempeñarse de la persona.
c) Cómo fueron los antecedentes del desarrollo de la persona.
d) Acerca de los antecedentes genéticos y familiares de la persona.
e) Qué tan bien han funcionado los medicamentos.
f) Si la persona tiene problemas con el consumo de sustancias.
g) Acerca de otras afecciones físicas que la persona tenga.

Medicinas:
Los medicamentos antipsicóticos son el tratamiento más efectivo para la esquizofrenia-.
Estos cambian el equilibrio de químicos en el cerebro, y pueden ayudar a controlar los síntomas. Los medicamentos antipsicóticos han estado disponibles desde mediados de la década de los cincuenta. Los más antiguos se llaman antipsicóticos convencionales o típicos. En los años noventa, se desarrollaron nuevos medicamentos antipsicóticos. -A estos nuevos medicamentos se les llama, de segunda generación, o antipsicóticos atípicos-.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, pero muchos efectos secundarios pueden manejarse. Los efectos secundarios no deben impedir que la persona reciba tratamiento para este serio trastorno-. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen después de unos días. Otros son persistentes, pero a menudo se pueden controlar con éxito. -Las personas que toman medicamentos antipsicóticos, no deben manejar un vehículo hasta que se adapten a su nuevo medicamento-.

Los efectos secundarios comunes de los antipsicóticos pueden incluir:
1.- Vértigo.
2.- Somnolencia. (sedación)
3.- Sensaciones de inquietud o nerviosismo.
4.- Mareo al cambiar de posición.
5.- Visión borrosa.
6.- Latidos rápidos del corazón.
7.- Sensibilidad al sol.
8.- Erupciones en la piel.
9.- Movimientos lentos.
10.- Temblor.
11.- Aumento de peso.
12.- Problemas menstruales en las mujeres.

La esquizofrenia es una enfermedad crónica, y la mayoría de las personas que la padecen, necesitan estar con medicación antipsicótica de por vida.

Los antipsicóticos atípicos pueden hacer que una persona suba bastante de peso, y cambiar su metabolismo, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar diabetes y colesterol alto. El médico debe vigilar regularmente el peso, los niveles de glucosa y los niveles de lípidos de una persona que toma medicamentos antipsicóticos atípicos.

Prevención:
-La esquizofrenia no se puede prevenir-.

Los médicos deben trabajar en equipo con los pacientes, para elegir el medicamento, la dosis y el plan de tratamiento, que sean correctos para cada paciente, según las necesidades personales y la situación médica de cada persona.

¿ Cómo se toman los medicamentos antipsicóticos ?
¿ Cómo responden las personas a ellos ?
Generalmente, los medicamentos antipsicóticos se toman a diario, en forma de pastilla o líquido. Algunos antipsicóticos vienen en forma de inyecciones que se ponen una o dos veces al mes.

Los síntomas de la esquizofrenia, -como la agitación y las alucinaciones-, generalmente mejoran a los pocos días de haber comenzado el tratamiento antipsicótico. Otros síntomas como -los delirios suelen mejorar a las pocas semanas-. Después de unas 6 semanas, muchas personas sienten una mejoría en sus síntomas. Otras personas continuarán teniendo algunos síntomas pero por lo general, el medicamento ayuda a que estos síntomas no sean muy intensos.

Ya que las personas responden de manera diferente a los medicamentos antipsicóticos, nadie puede decir de antemano cómo una persona en particular responderá. -A veces es necesario probar varios medicamentos antes de encontrar el correcto-. Los médicos y los pacientes deben trabajar juntos para encontrar el mejor medicamento, o la mejor combinación de medicamentos, así como la dosis correcta.

La mayoría de las personas tienen una o más recaídas, es decir, -sus síntomas reaparecen o empeoran-. Por lo general, las recaídas suceden cuando las personas -dejan de tomar su medicamento o cuando lo toman con menos frecuencia de lo que el médico indicó-. Algunas personas dejan de tomar los medicamentos porque se sienten mejor, o quizás piensen que ya no los necesitan.

-Pero no se puede dejar de tomar un medicamento antipsicótico sin antes consultar con el médico. El medicamento jamás se debe dejar de tomar de una sola vez, sino que se debe ir dejando poco a poco-.

¿Cómo interactúan los antipsicóticos con otros medicamentos?
Los antipsicóticos pueden producir efectos secundarios desagradables o peligrosos cuando se toman con ciertos medicamentos. Por esto, todos los médicos que tratan a un paciente, deben estar al tanto de todos los medicamentos que esa persona está tomando. -Los médicos necesitan saber sobre todos los medicamentos de receta y de venta libre, las vitaminas, minerales y suplementos de hierbas-.

Los pacientes también deben
informarles a sus médicos si consumen alcohol o drogas.

Habilidades para el manejo de la enfermedad:
Las personas con esquizofrenia pueden participar en el control de su propia enfermedad. Una vez que aprenden lo básico sobre la esquizofrenia y su tratamiento, pueden tomar decisiones informadas sobre su cuidado. -Si saben, cómo estar atentos a las señales tempranas, (sintomas señales) que les alertan de una recaída, y tener un plan de acción, los pacientes pueden aprender a evitar las recaídas-.

Los pacientes también pueden
usar estas habilidades, para enfrentar los síntomas persistentes.

Rehabilitación:
La rehabilitación enfatiza, la capacitación social y vocacional que ayudan a las personas con esquizofrenia, a participar plenamente en sus comunidades. Ya que la esquizofrenia generalmente se desarrolla durante los años críticos de la carrera profesional (de los 18 a 35 años), las carreras profesionales y trayectorias de vida para las personas con esquizofrenia suelen quedar interrumpidas.

Por esto, las personas necesitan aprender nuevas habilidades para poder volver a encaminar su vida laboral. -Los programas de rehabilitación pueden incluir agencias de empleo, consejería para el manejo de dinero y capacitación en las habilidades necesarias para mantener relaciones positivas-.

Educación y apoyo familiar:
La educación y el apoyo familiar, enseña a los familiares y otras personas interesadas, sobre la esquizofrenia y su tratamiento, y fortalece su capacidad para ayudar en la recuperación de su ser querido.

Terapia Cognitiva-Conductual:
La terapia -cognitiva-conductual-, es un tipo de psicoterapia que se basa en -cambiar patrones de pensamiento y comportamiento que le hacen daño al paciente-. El terapeuta enseña a las personas con esquizofrenia, -cómo comprobar la realidad de sus pensamientos y percepciones, cómo -dejar de escuchar- sus voces, y cómo manejar sus síntomas en general-. La terapia -cognitiva-conductual-, puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas, y el riesgo de una recaída. La terapia cognitiva-conductual se puede realizar de manera individual o en grupo.

Grupos de auto-ayuda:
En los grupos de auto-ayuda, para las personas con esquizofrenia, -los miembros se apoyan y se animan los unos a los otros al mismo tiempo que comparten información-, sobre las estrategias que usan para enfrentar sus problemas, o sobre algún servicio que les es útil. Generalmente no hay terapeutas profesionales involucrados. Las personas en los grupos de auto-ayuda, saben que los miembros del grupo también enfrentan los mismos problemas que ellos, lo que puede ayudarles a sentirse menos aislados y más conectados.

¿Cómo se puede ayudar a una persona con esquizofrenia?
Los familiares y amigos de una persona con esquizofrenia, pueden ayudarle dándole apoyo para que participe en el tratamiento y logre sus objetivos de recuperación. Establecer una comunicación positiva es de gran ayuda.

-Puede ser difícil saber cómo responder a alguien con esquizofrenia que dice cosas extrañas o claramente falsas-. Recuerde que estas -creencias o alucinaciones-, parecen muy reales para esa persona. No sirve de nada decir que estas creencias están equivocadas o son imaginarias.

-Tampoco ayuda estar de acuerdo con los delirios-. En cambio, puede decir con calma, que usted ve las cosas de manera diferente. Dígale que reconoce, que toda persona tiene derecho a ver las cosas de su propia manera. Además, es importante entender que la esquizofrenia es una -enfermedad biológica-. La mejor manera de acercarse a alguien con este trastorno es siendo respetuoso, amable y ofreciendo apoyo, sin aceptar un comportamiento peligroso o inadecuado.

¿Cuál es el pronóstico para el futuro?
El pronóstico para las personas con esquizofrenia, es cada vez mejor. Existen tratamientos que funcionan bien, y otros nuevos que se están desarrollando. Muchas personas con esquizofrenia se recuperan y llevan una vida independiente y satisfactoria.

Esperamos que encuentre útil la información de este articulo.

Si usted está pensando en hacerse daño,
o si conoce a alguien que podría hacerse daño,
busque ayuda rápidamente.
No deje sola a la persona.
Llame a su médico.

Ayuda en México:
SAPTEL “Sistema Nacional de Apoyo, Consejo
Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono”
(Cruz Roja Mexicana– 24 Hrs.) sin costo
Tel.- 52-59-81-21   –   01-800-472-78-35

Ayuda en los Estados Unidos:
Llame al 911 (servicio de emergencia de los Estados Unidos)
o acuda a una sala de emergencias.
Llame gratis a la línea de emergencia del suicidio: 1–888–628–9454 para comunicarse con alguien de la Red Nacional de Prevención del Suicidio. El número para las personas con dificultades auditivas es 1–800–799–4TTY (4889)

Las investigaciones en curso, y una mejor comprensión de la genética, la neurociencia y la ciencia del comportamiento, ayudarán a los científicos y a los profesionales de la salud, a comprender las causas de este trastorno y encontrar una manera de predecirlo y prevenirlo.

Esta labor permitirá a los expertos, a desarrollar mejores tratamientos para ayudar a las personas con esquizofrenia a alcanzar su potencial.

En el 2009, el NIMH puso en marcha el proyecto de investigación para mejorar la recuperación después del primer episodio de esquizofrenia llamado Recovery After an Initial Schizophrenia Episode–RAISE.

Su sitio web en inglés es: www.nimh.nih.gov/raise.

RAISE intenta cambiar de manera fundamental la trayectoria y el pronóstico de la esquizofrenia, a través de un tratamiento coordinado en las primeras etapas de la enfermedad. El proyecto RAISE está diseñado para reducir la probabilidad de discapacidad a largo plazo, que a menudo tienen las personas con esquizofrenia, así como ayudarles a llevar vidas productivas e independientes.

Animamos a las personas que viven con esquizofrenia, y a sus familias a participar en la investigación clínica. Para información actualizada sobre las últimas investigaciones financiadas por el NIMH sobre la esquizofrenia, consulte el sitio web del NIMH en:

www.nimh.nih.gov (inglés) o

www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/index.shtml (español).

Para obtener más información sobre la esquizofrenia, visite MedlinePlus
(Biblioteca Nacional de Medicina):

http://medlineplus.gov  (inglés) o

http://medlineplus.gov/spanish  (español).

Información de contacto:
Instituto Nacional de la Salud Mental
Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones
División de Redacción Científica, Prensa y Difusión
6001 Executive Boulevard
Room 6200, MSC 9663
Bethesda, MD 20892-9663
Teléfono: 301-443-4513 o 1-866-615-6464 (1-866-615-NIMH)*
Teléfono para personas con problemas auditivos:
301-443-8431 o 1-866-415-8051*
Fax: 301-443-4279
Correo electrónico: nimhinfo@nih.gov
Sitios web: http://www.nimh.nih.gov (inglés)
o http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/index.shtml (español)
*Las llamadas a los números telefónicos que empiezan con 1-866 son gratuitas para quienes viven en los Estados Unidos.

National Institute of Mental Health
DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS DE LOS ESTADOS UNIDOS
Institutos Nacionales de la Salud
Publicación de NIH Núm. SP 15-3517
Traducida en el 2011
Modificada en octubre del 2015
NIH: Instituto Nacional de la Salud Mental

American Psychiatric Association.
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders.
5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013.
Freudenreich O, Brown HE, Holt DJ.
Psychosis and schizophrenia.
In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds.
Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry.
2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 28.
Schulz SC, Goerke D, O’Sullivan D, Jasberg SG.
Early-stage schizophrenia.
In: Gabbard GO, ed. Gabbard’s Treatments of Psychiatric Disorders.
5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2014:chap 8.
Ultima revisión 2/2/2016
Versión en inglés revisada por: Fred K. Berger,
MD, addiction and forensic psychiatrist,
Scripps Memorial Hospital,
La Jolla, CA.
Also reviewed by David Zieve,
MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M.
Editorial team.
Traducción y localización realizada por:
DrTango, Inc.

Imagen-Wolfang Letti