Robert Enke


— Cuando la enfermedad mental alcanza a la élite —
(Trastorno Bipolar)


Fue hace poco más de cinco años; el diez de noviembre de 2009, para ser exactos.
A las 18.15 de la tarde, como de costumbre, pasó el  ferrocarril por la estación de Hannover.

Robert Enke lo sabía.
Lo tenía más que estudiado.
El guardameta internacional alemán,
y entonces militante del club de fútbol de la capital, se arrojó a la vía.
Tenía treinta y un años.
Murió en el acto.

El caso de Robert Enke conmocionó a todo el mundo del deporte. Su trayectoria profesional le había llevado a defender la portería de algunos de los clubs más laureados de europa como el F.C. Barcelona y Benfica y había sido internacional con la selección absoluta.

Pero pocos sabían por el infierno que había estado pasando. Según el libro -Una vida demasiado corta-, escrito por el periodista y amigo del jugador, Roland Reng, Henk llevaba varios años luchando contra el:

-Trastorno Bipolar-
(también llamado Psicosis Maniaco-depresiva)

Según Reng, Enke no era el típico jugador profesional despiadado que se preocupa sólo por los méritos deportivos individuales. Era vulnerable y se preocupaba por los demás, lo que solía volverse en su contra en ese mundo tan competitivo.

La primera crisis fuerte la pasó mientras estaba a las órdenes de Van Gaal, entrenador del equipo de la Ciudad Condal.

En Barcelona no consiguió ser titular por la aparición de Valdés, pero lo que más le dolió de aquella etapa, según le contó al propio Reng, era que no tenía ningún amigo. La presión a la que estaba sometido no hizo sino empeorar la situación.

A todo esto se les sumaron los reproches, tanto de los técnicos, como los que se hacía a sí mismo, que empezaron a ser cada vez más constantes. El cancerbero alemán, con el tiempo asimiló que todo y todos estaban en su contra.

El sentimiento de culpa es uno de los síntomas del
–  Trastorno Bipolar  –
aunque suele pasar inadvertido,
este caso no fue una excepción

Enke, como muchos de los que padecen esta enfermedad, no estaba diagnosticado. Según los especialistas, es crucial detectar este trastorno lo antes posible, ya que de esta manera su tratamiento es más efectivo.

Pero la realidad es que
el porcentaje de la población que acude a los
profesionales calificados es muy bajo.

Muchos reúsan solicitar la ayuda de psicólogos y psiquiatras, bien por desconocimiento, bien por vergüenza. Pero  deberíamos tener presente que en España el 1´3 por ciento de la población padece de Trastorno Bipolar (también denominado con las siglas P.M.D.-Psicosis Maniaco Depresiva), por lo que es mucho más común de lo que nos imaginamos.

También es importante el papel de la familia.
Los afectados por el P.M.D. no suelen percatarse de los síntomas por sí mismos,
por lo que el testimonio de familiares y amigos pueden acelerar el inicio del tratamiento.
Se estima que los pacientes suelen acudir a cuatro médicos distintos antes de que se consiga un diagnóstico certero,  el cual suele tardar unos ocho años en llegar.

El caso de Enke, deportista de élite que tuvo a profesionales de la medicina a su servicio, debe servir de ejemplo para concientizarnos de que tenemos que prestar atención (sin caer en el alarmismo), de los indicios que puedan mostrar las personas que nos rodean, y de que se trata de una enfermedad, por lo que debemos darle tanta importancia como a la diabetes o la hipertensión, por ejemplo.

Albert Ellis y los pensamientos irracionales.
Albert Ellis
fue uno de los psicólogos fundadores del cognitivismo.
Comenzó a desarrollar su terapia en 1962, a la cual denominó como
-Terapia racional emotiva- (TRE)

Las ideas irracionales de Albert Ellis:
¿Cuántas veces el pensar de forma errónea nos ha llevado a situaciones indeseables?
El pensamiento puede ejercer un gran poder sobre nosotros.
La última decisión se encuentra en nosotros mismos.
Decide que quieres pensar.


Ellis cree que buena parte de los problemas psicológicos se deben a patrones de pensamientos irracionales, centrando su teoría en que -Las personas no se alteran por los hechos, sino por lo que piensan acerca de los hechos como decía el filósofo estoico griego Epícteto.

Así podemos decir que la -TRE- parte de la siguiente hipótesis:
No son los acontecimientos (A)
los que nos generan los estados emocionales (C),
sino la manera de interpretarlos (B)

Por lo tanto, si somos capaces de cambiar nuestros esquemas mentales,
es decir nuestros patrones de pensamiento, seremos capaces de generar
estados emociones menos dolorosos, más positivos y acordes con la realidad.

Las ideas irracionales:
Así, Ellis enumeró una serie de creencias irracionales y las agrupó en 11 ideas irracionales básicas que podríamos resumir así:

1.-Necesito amor y aprobación de cuantos me rodean- o -tengo que ser amado y tener la aprobación de todas las personas importantes que me rodean-
2.-Para ser valioso debo conseguir todo lo que me propongo- o -si soy una persona valiosa, tengo que ser siempre competente, suficiente y capaz para conseguir todo lo que me propongo-
3.-Los malos deben ser castigados por sus malas acciones-
4.-Es horrible y catastrófico que las cosas no salgan, no sean o no vayan como yo deseo o quiero-
5.-Las desgracias humanas se originan por causas externas y no puedo hacer nada o casi nada para evitar o controlar la pena y el sufrimiento que me producen-
6.-Debo pensar constantemente que puede ocurrir lo peor-
7.-Es más fácil evitar que enfrentarse a las responsabilidades y los problemas de la vida-
8.-Hay que tener a alguien más fuerte en quien confiar-
9.-Mi pasado es determinante de mi presente y de mi futuro-
10.-Debo preocuparme constantemente de los problemas de los demás-
11.-Cada problema tiene una solución acertada, y es catastrófico no encontrarla-


Estas ideas irracionales fundamentales contienen tres nociones básicas en las que los individuos hacen peticiones de carácter absoluto a sí mismo, a los otros y al mundo.

1.-Tengo que actuar bien y tengo que ganar la aprobación por mi forma de actuar.
2.- Todas las personas deben actuar de forma agradable, considerada y justa conmigo; si no lo hacen, son despreciables y malos y deben ser castigados.
3.- Las condiciones de la vida deben ser buenas y fáciles para que pueda conseguir prácticamente todo lo que quiero sin mucho esfuerzo e incomodidad.

Pero no todo es irracional …
En la otra cara de la moneda, sin embargo, podemos encontrar las creencias racionales a cada una de las creencias anteriormente presentadas. Las creencias racionales suelen ser más flexibles, no poniéndonos obstáculos en nuestro camino, y no generando un estrés tan intenso como el de las creencias irracionales.

Esta vez para finalizar, de un modo más práctico y dinámico, les propongo a ustedes que sean los que encuentren una -creencia racional- a las que Ellis presentaba, o incluso les invito a que cuando tengan un rato libre, reflexionen sobre su propia vida y realicen una -lista de pensamientos irracionales- que les generen malestar, y en otra columna, -formas alternativas de pensar-. Así podrán comenzar a deshacer nudos, abriendo nuevos caminos de serenidad.

-Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado-
-Un esfuerzo total es una victoria completa-

Ghandi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *