DÍGAME Dr: -Como elimino los obstáculos para la felicidad y la alegría


Usted sabe mucho más que los demás.

Comprende muchas más cosas.

Sea paciente con ellos.
No tienen los conocimientos que usted posee.

Enviaremos espíritus para que le ayuden, pero lo que está haciendo
ya es correcto… Siga así.

No hay que desperdiciar esta energía.
Tiene que deshacerse del miedo. Ésa será su mejor arma.

Todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y Dios está dentro de todos. Nuestra naturaleza básica subyacente se basa en el amor, la paz, el equilibrio y la armonía. Nuestra esencia innata es compasiva, cariñosa y buena. Somos almas.

En el transcurso de nuestras vidas va acumulándose un revestimiento de miedo, rabia, envidia, tristeza, inseguridad y muchos otros sentimientos negativos que tapa nuestra hermosa naturaleza interior. Esa envoltura se intensifica y se refuerza debido a la educación, y a las experiencias de nuestra niñez en la vida actual.

Parecemos lo que no somos: personas furiosas y temerosas,
llenas de sentimiento de culpa e inseguridad.
Nos hemos olvidado de quiénes somos en realidad.

No nos hace falta aprender, que son el amor y el equilibrio,
la paz y la compasión, el perdón y la fe.
Los conocemos desde siempre.

Nuestra tarea es por el contrario, olvidar esas emociones y actitudes negativas y dañinas que asolan nuestras vidas y nos producen tanto sufrimiento a nosotros, a nuestras comunidades y a nuestro mundo. Al ir deshaciéndonos de esos rasgos negativos, quién lo iba a decir, redescubrimos nuestra auténtica naturaleza, nuestro yo positivo y amoroso. Siempre ha estado ahí, pero tapado, oscurecido y olvidado.

Cuando retiramos las capas exteriores de residuos e inmundicia, las ideas y las emociones negativas, cuando limpiamos y pulimos el revestimiento exterior, podemos vislumbrar de nuevo los auténticos diamantes que en realidad somos. Somos almas inmortales y divinas y estamos recorriendo un camino. En el fondo, siempre hemos sido diamantes.

Deshacerse del miedo,
la rabia y demás emociones negativas
es importante, no sólo para el bienestar espiritual
sino también para una buena salud fisica.

Actualmente está muy extendida la idea de que el estrés mental (que comprende las emociones negativas, como el miedo, la rabia, la ansiedad crónica y la depresión), es una de las principales causas de enfermedad y muerte en el mundo. El cuerpo está íntimamente ligado a la mente, por lo que los estados de ánimo y las emociones se traducen fácilmente en síntomas físicos.

— El amor puede curar; el estrés puede matar —

-The New England Journal of Medicine-, considerada como la mejor revista médica de Estados Unidos, publicó un importante artículo en enero de 1998 en el que detallaba el daño multisistemático que puede provocar el estrés en el cuerpo humano.

-En el artículo se afirma que el estrés produce la liberación de un complejo sistema de hormonas y otras sustancias químicas en el organismo. Cuando esas hormonas no se desactivan rápidamente, cuando el estrés persiste y el cuerpo sigue produciendo esas sustancias químicas, muchos órganos del cuerpo quedan expuestos a consecuencias negativas. El estrés provoca cambios en el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y los niveles de azúcar en la sangre y también la secreción de cortisol, una potente hormona esteroide natural-.

-El estrés-, altera asimismo la secreción de ácido gástrico, adrenalina y otras sustancias químicas cuya producción sólo debería acelerarse en períodos concretos y cortos. Lo peor de todo, tal vez sea que el estrés deprime el funcionamiento natural de nuestro sistema inmunitario y reduce la capacidad de lucha contra infecciones y enfermedades como el cáncer y el sida.

El artículo concluye que el estrés crónico produce cambios fisiológicos perjudiciales, y que entre esos problemas pueden encontrarse la resistencia a la insulina, las enfermedades cardíacas, la pérdida de memoria, la disfunción del sistema inmunitario y la disminución de la densidad de los huesos (la osteoporosis, que produce debilidad de los huesos y aumenta el riesgo de fractura).

Uno de los investigadores médicos citados en el artículo afirma: «Los médicos y demás trabajadores del sistema sanitario pueden ayudar a los pacientes a disminuir el riesgo de padecer esos problemas relacionados con el estrés, si les enseñan a sobrellevar las situaciones, a reconocer sus propias limitaciones y a relajarse.»

-Dean Ornish, el excelente cardiólogo-, que abrió nuevos caminos con el estudio de los efectos del estrés, sobre las enfermedades cardíacas y el cáncer de próstata, y que ha publicado recientemente el libro -Love & Survival: The Scientific Basis for the Healing Power of Intimacy (Amor y supervivencia: la base científica del poder curativo de la intimidad)-, asegura:

« Abrir el corazón, tiene muchísima relación no sólo con la calidad de vida sino también con su cantidad, es decir, con su duración. […]

La soledad y el aislamiento aumentan el riesgo de enfermedad y de muerte prematura por cualquier motivo, entre un doscientos y un quinientos por ciento. […]

Cuando nos sentimos solos tendemos a comer en exceso, trabajar demasiado, beber más de la cuenta, abusar de las drogas o caer en conductas autodestructivas como ésas”.

Según Ornish: «Del amor y de la intimidad depende que enfermemos o nos mantengamos sanos, que nos pongamos tristes o que nos alegremos, que suframos o que nos curemos. […]

Que yo sepa, no hay otro factor en la medicina (ni la dieta, ni el tabaco, ni el ejercicio, ni el estrés, ni la genética, ni los fármacos, ni la cirugía), que tenga más efecto en nuestra calidad de vida, en la incidencia de las enfermedades y en la muerte prematura por cualquier motivo».

A título personal, Ornish ha comentado que, para él, alcanzar la salud emocional «No pasó por encontrar a la persona que quería, sino por ser la persona que quería».

—/—

Los objetivos son deshacerse de los pensamientos y las emociones negativas y descubrir la paz, la alegría y la felicidad interiores. Una vez conseguidos, la vida es mucho más placentera. Se progresa con más conciencia por el sendero espiritual de cada uno y el alma se manifiesta dentro de un cuerpo físico que está infinitamente más sano y es mucho más resistente a las enfermedades. Qué combinación tan maravillosa.

Aunque siga sopesando y considerando las lecciones y las implicaciones espirituales, no cabe duda de las ventajas físicas que puede obtener gracias a las técnicas y las actitudes, esas ventajas para la salud, son razones prácticas de mucho peso para seguir las sugerencias de este libro. Y por el camino irá acumulando ventajas espirituales. No tiene nada que perder y sí todo que ganar.

 

Artista-Cassandra-Barney