Bienvenida

Centro de Apoyo dedicado a personas que
buscan ayuda en momentos dolorosos y deciden tomar:
« Consciencia para corregir actitudes y emociones »

Especializado en apoyar  a personas con:
Depresión, Crisis de Ansiedad  y/o Alto Grado de Estrés.

Me es muy grato darles la bienvenida a este espacio y tratar juntos de resolver situaciones de conflicto, para modificar patrones aprendidos que causan mucho sufrimiento y dolor.

Este Centro fue creado como grupo de apoyo para la ayuda a personas que estan cursando por una -Depresión-
y necesitan encontrar las respuestas a todas sus dudas.

Lo que percibes como enfermedad, dolor, debilidad, sufrimiento y pérdida, no es sino la sensación de percibirte a ti mismo como indefenso y en el infierno; por eso es necesaria la curación..!

La curación se dá, como resultado de una -percepción corregida-

En el Centro nos damos cuenta, por medio de una terapia de acompañamiento y atención, que esta enfermedad 
– La Depresión – nos está indicando que hay algo que debemos corregir, y estar dispuestos a tomar consciencia para atenderla.  Esta es mi aportación; la situación por la que pasé y mi experiencia al formar un
grupo de apoyo para personas, que por alguna causa sufren.

Después de 22 años de haber
formado el grupo de apoyo, ahora se convierte en un:

Centro de apoyo para el desarrollo interno: CEADIN

A todas las personas que han pasado por mi vida, y me han enseñado algo, mi agradecimiento.

– LA DEPRESIÓN ES UNA ENFERMEDAD –

Cuando la vida diaria se vuelve complicada… la integración social se vuelve difícil… el simple hecho de descifrar lo que se siente se vuelve aún más complicado… e incluso se llega a perder la noción de la realidad.

 Se gasta demasiada energía intentando fingir que se está bien, se pierde el gusto por las cosas que antes provocaban placer, o el deseo de hablar con los seres queridos, y te das cuenta que todo ha dejado de tener sentido en la vida.

 -Nada te interesa y nada te sorprende, te sientes vacío… la soledad recorre el cuerpo y la mente, y has perdido la ilusión por todo, por todo lo que te gustaba y te hacía feliz: leer, escuchar música, hacer el amor, viajar,
luchar cada día en el trabajo..!

 -Apenas como y a veces duermo en exceso, o me paso noches enteras sin dormir. No quiero ver a nadie, no quiero hablar con nadie, todo el mundo me sobra porque me sobro hasta yo mismo… y aunque no tengo el valor para quitarme la vida a veces pienso que ojalá cerrara los ojos y no despertara nunca más.

 Muchas veces siento como si la pena me ahogara y lloro sin cesar pensando que mi vida no merece la pena y que, realmente que hago yo aquí. Siento que he fracasado en el trabajo, siento que he fracasado una y mil veces en el amor, siento que nadie me valora y pienso que esta vida no merece la pena…! –

-Testimonio- con el que cualquier persona que esté padeciendo o haya padecido de depresión seguramente se puede sentir indentificada-.

¿Cuántas personas crees que conoces
que parecen felices, pero luchan con pensamientos
depresivos día a día..?

Nunca se escribió tanto para ayudar a una sociedad a salir de su tristeza, de su depresión, nunca se había logrado un status social y económico tan general y tan insuficiente. Ambiente, circunstancias, familia, pasado, todo es nuestra vida, pero cada uno desde lo que recibió  puede hacer algo,
puede elegir una orientación que le marcará para siempre.

La vida no es suerte, la vida de cada uno es en gran medida: Genética y Elección.
Y si no se elige, es el ambiente el que moldea y configura a la persona que se cree libre y no es más que el resultado de pensamientos alterados. Masificación, prisas, desengaños, decepción, desencanto, ahí se llegó cuando no se tuvo en cuenta que el hombre se hace, pero que el ser felices, el vivir sintiendo el sentido de la vida, depende en gran medida de nuestra elección.

Se ha conseguido lo contrario de lo que se pretendía; la miseria, la ausencia de valores, de seguridad de ideales, es una enfermedad del espíritu, que no sabe hacer frente a este mundo tan cambiante, tan rápido, tan espectacular en sus éxitos y en sus descubrimientos y al mismo tiempo tan desigual. Lo que hoy ocurre, y ante lo que nos quedamos sorprendidos por lo inesperado -drogas, depresión, soledad, vacío existencial, juego, alcoholismo-, no es más que el síntoma visible de una enfermedad que padece esta sociedad.

Esta enfermedad se llama crisis de valores, crisis de personas, ausencia de ideales, desencanto, aturdidos por el consumo, la compra, el prestigio y el éxito que llevamos puesto, hemos creído que eso era vivir. Cada hombre empieza su propia historia con el bagaje cultural y humano de su entorno; pero cada hombre o mujer, sin excepción, deberá desarrollar su propia existencia desde su capacidad o su indolencia de:

Sembrar en su conciencia lo que será su propia vida,
porque eso es para cada Ser su misión.
Y lo que sembremos, saldrá, ese es el riesgo del tiempo que se nos dio para vivir. Lo que será, nadie lo sabe, pero cada uno puede
intuir el futuro  desde la manera como está viviendo su presente.

Eso es lo que pretendo escribir; pretendo desde mi perspectiva dedicada a escuchar y comprender, ofrecer una ayuda en el difícil tránsito de una enfermedad llamada -Depresión-

Estos escritos resumen las ideas y pensamientos que constituyen mi vida en la actualidad, han sido para mí y para muchos el apoyo interior, para vivir con más congruencia a lo largo de mi toma de conciencia. Porque cada uno vive, no desde lo que acontece, sino desde la forma con que sabe recibir lo que acontece.

Esta toma de consciencia me ayudará a abandonar
todo sufrimiento, toda sensación de pérdida y de tristeza,
toda ansiedad y toda duda, y libremente sanará en mi, todo dolor.

 

Escritos vía Internet:
a partir de Octubre de 2009

¿Que creo que soy,
y me hace sufrir..?