Como se formó el Centro


A raíz de una Depresión profunda que me duró varios años…


Y al haber tenido dos amigas que la padecieron durante toda su vida, y ser mal diagnosticadas médicamente; me enfrenté con una enfermedad nada conocida en aquél entonces
(1987) y casi secreta pues la gente murmuraba sobre todos esos temas, pero todo era especulaciones.

Acudí a un sinfín de doctores que me diagnosticaban diferentes enfermedades, me dolía la espalda (depresión enmascarada) y me sometí a muchos exámenes médicos y a tomar distintos medicamentos que no me ayudaron y no veía una mejoría.

Después de padecer muchas alteraciones corporales:

Crisis de ansiedad, miedo, pensamientos obsesivos, llanto incontrolable, insomnio, temblor corporal, vista borrosa, tartamudeo, falta de aseo, (la misma ropa todos los días), no poder manejar un auto, falta de apetito, (bajé 10 kilos), etc..

Por fin acudí a consulta con mi aún médico (Dr. Federico G. Puente Silva, Médico Psicoterapeuta),  me explicó lo que me estaba pasando y empecé con tratamiento medicamentoso; el doctor me dijo que en tres meses vería una mejoría.

Me habló sobre lo que sucede en el cerebro al tener un conflicto, una crisis emocional o alto grado de estrés, me habló acerca de no poder llevar una vida que nos motive para darle un sentido o estar en un permanente estado de sufrimiento, y de cómo se alteran las sustancias que hay en nuestro cerebro (Serotonina, endorfinas etc.), y de lo que son los Neurotransmisores, encargados de llevar las órdenes del cerebro a todo nuestro organismo, y al faltar o no segregarlas adecuadamente, todas nuestras facultades se alteran y se produce una enfermedad llamada Depresión.

Me enfrenté al diagnóstico:

«Depresión Profunda o, Depresión mayor»


Efectivamente en tres meses empecé a sentirme mejor y me dediqué a conocer la enfermedad; había muchas dudas, culpas, baja autoestima, ignorancia, miedo, vergüenza, creencias falsas, pensamientos equivocados, pensamientos mágicos, en fin un sin número de emociones.

Empecé a documentarme sobre lo que es una:
♦ Depresión profunda
♦ Porqué se origina
♦ Cuales son los síntomas
♦ Físicamente como afecta al cuerpo
♦ Los trastornos que se sufren
♦ Los distintos tipos de depresión

Esto me llevó a leer libros, observarme, observar a los que me rodeaban y me di cuenta que:

«Era muy poco lo que las personas podían hacer por mi,

aunque me quisieran mucho»

Hasta que al fin un día sentí la necesidad de formar un grupo de apoyo para personas con depresión o tendencias depresivas,  y visité otros grupos de autoayuda para ver como funcionaban.

Por aquél entonces tenía amigas que también padecían esta enfermedad con distintos síntomas y les propuse formar un:

Grupo de Apoyo a personas con Depresión (1994).

No las convencí fácilmente pues me dijeron que no éramos psicólogas o psiquiatras y podía ser peligroso, medité por algunos segundos y con gran entusiasmo les dije como funcionaban los grupos doble AA, Neuróticos anónimos, Comedores Compulsivos, etc…

♦  ¿Que se necesitaba para un grupo de apoyo con estas características?


♦  Sólo que fuéramos personas con este padecimiento
y dar testimonio de cómo lo resolvimos.

________________________________________

El Grupo como tal..

Sería en casa, con personas que tenían síntomas o personas que sufrían sin saber porqué, y así de boca en boca fueron llegando hasta formar un grupo nutrido de 28 personas (el grupo como tal ha ido variando en sus integrantes según las necesidades de cada persona), con distintos tipos de padecimientos, distintos temperamentos, distintos conflictos y sobre todo:

Que buscaban ayuda.

Sesionábamos un día a la semana, sin costo, respetando el tiempo de plática de cada quién, y se ayudaba aclarando lo que era la enfermedad y cómo cada quién había salido adelante.

Se les explicaba que les ocurría físicamente y se les dejaba tarea para toda la semana, se les alentaba diciéndoles que todas habíamos tenido depresión y habíamos salido adelante, se les informaba que no es lo mismo:

Estar Deprimida, que: Tener Depresión

La Depresión tratada como enfermedad
Explicar:
•    ¿Qué me está pasando?
•    ¿Por qué?
•    ¿Estoy Loca?
•    ¿Soy culpable?
•    ¿Tiene curación?
•    ¿Qué puedo hacer?
•    ¿A quién acudo?
•    ¿Necesito ayuda Médica?
•    ¿Cuál es el Médico adecuado?
•    ¿Necesito tratamiento medicamentoso?
•    ¿Cómo explicar a los familiares?

Ofreciendo:
Bienvenida con amor
No Juicio
Respeto

Experiencias personales

Atención personal cuando así lo pidan
Comprensión
Abrazo
Protección
Ayuda telefónica, cuando se necesita
Acudir al domicilio si la enferma y la familia lo solicitan
Sugerir tratamiento médico
Apoyo de toma de medicamentos si el doctor lo considera
Estar atentos con síntomas/señales, para evitar una recaída
Detectar si la persona está bien medicada, si no se ve una mejoría en un lapso máximo de 2 a 3 meses

Nuestra finalidad sería ayudarlas como Grupo de Apoyo, pero nunca intentaríamos tomar el papel de:
La Familia

Esposo
Hijos
Padres
Médico
Dios

Había personas que genéticamente eran propensas a esta enfermedad, pues en su familia alguien la había padecido.

Nos asesorábamos con Médicos Internistas, Ginecólogos, Psicólogos, Psiquiatras y otras veces con la ayuda de algún sacerdote terapeuta.

Sin embargo lo más importante era:

Aceptar que se necesita ayuda.

♦Ha habido muchos casos con disfunciones familiares desde la infancia.

Otros se ve claramente que son genéticos.

♦Algunos son crisis de la edad.

♦Otros más son hormonales.

♦Muchos son por un desencanto de la vida, les llamamos:

“No me gusta lo que vivo”

Nos hemos enfrentado con el recelo de la persona afectada y con la resistencia a tomar medicamentos preescritos por el médico.

Otros por parte de la familia al querer hacer entender al enfermo que:
Le eche ganas

No tiene voluntad para sentirse mejor
Así como que no debe tomar medicamentos
Que un viaje la mejoraría
Que llevándola al cine se le pasará
Que mejor se ponga a trabajar, pues es muy buena terapia el trabajo, etc..etc…

Llegamos a concluir que la persona afectada se encuentra en un callejón sin salida, sintiéndose muy, pero muy mal y desorientada, pues no sabe lo que le está pasando, piensa que es tonta, que se está volviendo loca, que es inmadura por no poder resolver su vida, que es culpable, que es malagradecida pues teniendo todo no está contenta y Dios la puede castigar.

Ahora por fortuna se conoce más sobre este tema y no se estigmatiza tanto a la persona y a su familia; ya se recurre al médico y:

El grupo supervisa sus síntomas señales.

La toma de medicamentos cuando es el caso.

Orientación para saber que hacer en los momentos de crisis.

Ayuda telefónica.

Una explicación detallada de todo lo que se debe hacer según cada caso.

Se sienten comprendidas.

No juzgadas.

Y ven que las personas atendidas adecuadamente pueden vivir su vida y disfrutarla.

Pueden atender su casa, trabajo, manejar, hacer deporte, amar, en fín, llevar una vida sana.


Por fin en el año 2000 se instituyó el Grupo como:

Centro de Apoyo al Desarrollo Interno: CEADIN.