Virginia Woolf

El trastorno -Maníaco Depresivo-,
actualmente llamado -Trastorno Bipolar-, afecta
las emociones de quien lo padece y quienes le apoyan.

Su característica principal no está en los cambios de humor
(aunque sí se presentan constantemente)
sino en sufrir depresiones y psicosis:
manías y depresiones severas.

Sin embargo, esto no ha desamparado a grandes personalidades que tienen trastorno bipolar y han trascendido a lo largo de la historia. Desde Emily Dickinson hasta Catherine Zeta Jones, los bipolares saben aprovechar sus mejores momentos para otorgar al mundo parte de su magia.

Virginia Woolf nació con el nombre de Adeline Virginia Stephen en Londres el 25 de enero de 1882 y murió en Lewes, Sussex (condado al sur de Inglaterra) el 28 de marzo de 1941,  fue una novelista, ensayista, escritora de cartas, editora, feminista y escritora de cuentos británica, considerada como una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX.

Su padre era el novelista, historiador, ensayista, biógrafo Sir Leslie Stephen (1832-1904). La madre, una belleza famosa, Julia Prinsep Jackson (1846-1895) era la segunda esposa de su padre.

Sus padres habían estado casados previamente y habían enviudado y en consecuencia, el hogar tenía hijos de los tres matrimonios. Leslie tenía una hija de su primera esposa, Minny Thackeray: Laura Makepeace Stephen, que fue declarada mentalmente incapaz y vivió con la familia hasta que fue ingresada en un psiquiátrico en 1891.

La joven Virginia fue educada por sus padres en su literario y bien relacionado hogar.
Aunque no fue a la escuela, Woolf recibió clases de profesores particulares y de su padre. La eminencia de Sir Leslie Stephen como editor, crítico y biógrafo, significaba que sus hijos fueron criados en un entorno lleno de las influencias de la sociedad literaria.

Sin embargo, según las memorias de Woolf, sus recuerdos más vívidos de la infancia no fueron de Londres sino de  St Ives en Cornyalles, donde la familia pasó sus vacaciones de verano entre 1882 y 1894. La casa de veraneo de los Stephen, Talland House, tenía vistas a la playa de Porthminster y al faro de Godrevy. Todavía se alza en el mismo lugar, aunque en cierta medida alterada.

Recuerdos de esas vacaciones familiares e impresiones del paisaje, especialmente el  faro de Godrevy, impregnaron la ficción que Woolf escribió en años posteriores, principalmente -Al faro-.

Pronto padeció Virginia la primera de sus -depresiones-, con la repentina muerte de su madre, el 5 de mayo de 1895, cuando Virginia tenía trece años de edad, y la de su medio hermana Stella dos años después, quien había tomado las riendas del hogar familiar tras la muerte de Julia Stephen, pero abandonó la casa paterna para casarse con Jack Hills y falleció durante la luna de miel, a causa de una peritonitis.

– La muerte de su padre por cáncer en 1904
le provocó un ataque alarmante y fue brevemente hospitalizada –

Sus crisis nerviosas y posteriores períodos recurrentes de depresión, los modernos eruditos han sugerido, que estuvieron también influidos por los abusos deshonestos que ella y su hermana Vanessa padecieron a manos de sus medio hermanos George y Gerald Duckworth (que Woolf recuerda en sus ensayos autobiográficos -A Sketch of the Past- y -22 Hyde Park Gate-).

Las circunstancias exactas no se conocen bien, pero se cree que contribuyeron al problema psicológico que sufrió la autora, untrastorno bipolar –.

En su texto autobiográfico -A Sketch of the Past-, la propia Virginia Woolf solo aludió a estas desdichadas experiencias de forma velada, de acuerdo con la rígida moral de la época victoriana.

Su biógrafa Hermione Lee escribió que: «Las pruebas son suficientes, pero también lo bastante ambiguas como para posibilitar interpretaciones psicobiográficas contradictorias, que presentan imágenes completamente diferentes de la vida interior de Virginia Woolf».

A lo largo de su vida, Woolf se vio acosada por periódicos cambios de humor y enfermedades asociadas. Aunque esta inestabilidad a menudo influyó en su vida social, su productividad literaria continuó con pocas interrupciones hasta su suicidio.

Suicidio:
Durante su vida, sufrió una enfermedad mental hoy conocida como:
– Trastorno Bipolar –

Después de acabar el manuscrito de una última novela (publicada póstumamente),
–Entre actos-, Woolf  padeció una depresión parecida a la que había tenido anteriormente. El estallido de la Segunda Guerra Mundial, la destrucción de su casa de Londres, y la fría acogida que tuvo su biografía empeoró su condición hasta que se vio incapaz de trabajar.

El 28 de marzo de 1941, Woolf se suicidó.
Se puso su abrigo, llenó sus bolsillos con piedras y se lanzó al río Ouse cerca de su casa y se ahogó.
Su cuerpo no fue encontrado hasta el 18 de abril.
Su esposo enterró sus restos incinerados bajo un árbol en Rodmell, Sussex.

En su última nota a su marido escribió:
Siento que voy a enloquecer de nuevo.
Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles
.
Y no puedo recuperarme esta vez..

Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme.
Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer..

Tú me has dado la máxima felicidad posible.
Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser.
Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad.

No puedo luchar más.
Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar.
Lo harás, lo sé..

Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente.
No puedo leer..

Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti.
Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno.
Quiero decirlo, todo el mundo lo sabe..

Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú.
Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad..

No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo.
No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo..

V

– – – –