El manejo de las emociones

Las emociones son reacciones que todos experimentamos.
Son conocidas por todos nosotros pero no por ello dejan de tener complejidad.

Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia.

Aunque todos hemos sentido la ansiedad o el nerviosismo,
no todos somos conscientes de que un mal manejo de estas emociones puede
acarrear un bloqueo o incluso la enfermedad.

Estas son algunas de las situaciones y reacciones fácilmente identificables que se producen habitualmente en los seres humanos:

  • Temor a perder la vida o amenaza de un resultado negativo.
  • Reaccionamos luchando, huyendo, manteniendo la situación de alerta o paralizándonos.
  • Confrontación de intereses con nuestros semejantes.
  • Reaccionamos con ira o enojo.
  • Pérdida de un ser querido.
  • Reaccionamos con tristeza y empatizamos con las personas que nos apoyan.
  • Celebración de un éxito o enamoramiento.
  • Reaccionamos con exaltación.
  • Esfuerzo ante un desafío.
  • Reaccionamos con satisfacción y alegría.
  • Ante personas que necesitan nuestra ayuda.
  • Reaccionamos de manera rápida y altruista aún a riesgo de nuestra seguridad.

En todos los casos estas reacciones
nos ayudan a afrontar mejor esas situaciones,
además las emociones tienen una función adaptativa de
nuestro organismo a lo que nos rodea.

Es un estado que sobreviene súbita y bruscamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras.

En el ser humano la experiencia de una emoción generalmente involucra un conjunto de conocimientos, actitudes y creencias sobre el mundo, que utilizamos para valorar una situación concreta y, por tanto, influyen en el modo en el que se percibe dicha situación.

Durante mucho tiempo las emociones han estado consideradas poco importantes y siempre se le ha dado más relevancia a la parte más racional del ser humano. Pero las emociones, al ser estados afectivos, indican estados internos personales, motivaciones, deseos, necesidades e incluso objetivos. De todas formas, es difícil saber a partir de la emoción cual será la conducta futura del individuo, aunque nos puede ayudar a intuirla.

Apenas tenemos unos meses de vida, adquirimos emociones básicas como el miedo, el enfado o la alegría. Algunos animales comparten con nosotros esas emociones tan básicas, que en los humanos se van haciendo más complejas gracias al lenguaje, porque usamos símbolos, signos y significados.

Cada individuo experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, aprendizaje, carácter y de la situación concreta. Algunas de las reacciones fisiológicas y comportamentales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

Existen 6 categorías básicas de emociones, si tenemos en cuenta
la finalidad adaptativa de las emociones, podríamos
decir que tienen diferentes funciones:

  • MIEDO: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad.
  • REACCIÓN: Tendemos hacia la protección.
  • SORPRESA: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva para saber qué pasa.
  • REACCIÓN: Ayuda a orientarnos frente a la nueva situación.
  • AVERSIÓN: Disgusto, asco, solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión.
  • REACCIÓN: Nos produce rechazo hacia aquello que tenemos delante.
  • IRA: Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad.
  • REACCIÓN: Nos induce hacia la destrucción.
  • ALEGRÍA: Diversión, euforia, gratificación, contentos, da una sensación de bienestar, de seguridad.
  • REACCIÓN: Nos induce hacia la reproducción (deseamos reproducir aquel suceso que nos hace sentir bien).
  • TRISTEZA: Pena, soledad, pesimismo.
  • REACCIÓN: Nos motiva hacia una nueva reintegración personal.

Las emociones poseen unos componentes conductuales particulares, que son la manera en que éstas se muestran externamente. Son en cierta medida controlables, basados en el aprendizaje familiar y cultural de cada grupo:

  • Expresiones faciales.
  • Acciones y gestos.
  • Distancia entre personas.
  • Componentes no lingüísticos de la expresión verbal (comunicación no verbal).

Los otros componentes de las emociones son fisiológicos e involuntarios, iguales para todos:

  • Temblor
  • Sonrojarse
  • Sudoración
  • Respiración agitada
  • Dilatación pupilar
  • Aumento del ritmo cardíaco

¿Qué es lo que nos produce el miedo a nivel fisiológico?

Cuando nos encontramos ante un estímulo que nos provoca miedo o temor, nuestro cuerpo reacciona activándose, de manera que estemos a punto para cualquier reacción de lucha o huida que sea preciso a fin de protegernos, ya que nuestro impulso más básico es el de la supervivencia.

La activación se produce de la siguiente manera:

  • El lóbulo frontal de la corteza cerebral por la acción del hipotálamo activa la glándula suprarrenal.
  • La glándula suprarrenal descarga adrenalina.
  • Las pupilas se dilatan
  • El tórax se ensancha
  • El corazón se dilata, aumenta la provisión de sangre.
  • Se produce un aumento de la tensión arterial.
  • Los músculos se contraen.
  • El hígado libera glucosa, el combustible de los músculos.
  • La piel palidece.
  • Los bronquios se dilatan para aumentar el volumen de oxígeno.
  • En casos extremos la vejiga urinaria se vaciará.

Artista-Tom Barnes