8. El arte de vivir en el nuevo milenio

Ante la avalancha de noticias que nos
hablan de crímenes y violencia, es difícil creer en:

-La bondad  innata del ser humano-

Y sólo la voz de un gran maestro puede devolvernos la confianza en nuestras mejores cualidades. El Dalai Lama, inaugura el nuevo milenio con una propuesta simple y clara, destinada a guiar los pasos de la humanidad hacia el futuro.

Se trata nada menos  que, aprendamos a creer en: -Lo que de bueno hay en nosotros-, y a ejercer -La Compasión- no sólo como un deber, sino como una virtud que nos distingue entre los seres vivos del planeta.
Haciendo buen uso del sentido común y de un envidiable espíritu práctico, el Dalai Lama nos ofrece una nueva ética,  que rompe las barreras de las distintas religiones  para celebrar los sentimientos más hondos y puros de los seres humanos.

Quizá podamos rechazar cualquier religión e ideología,
pero no podemos negar nuestra necesidad de amor y compasión.

– – – –

Charla:

-Soy relativamente recién llegado al mundo moderno, pasé mis primeros años de formación en gran medida alejado por completo de las realidades del siglo 20. Esto fué debido en parte a mi nombramiento de Dalai Lama:
-Me convertí en un monje a muy temprana edad, y vienen a verme muchísimos individuos que tienen distintas formas de vivir; entre ellos hay personas que han pasado grandes sufrimientos. Unos han perdido a sus padres y a sus hijos; otros tienen amigos o familiares que se han suicidado; otros están enfermos de cáncer o de enfermedades derivadas del sida.

Por desgracia, suponen que yo tengo poderes curativos, o que puedo otorgarles cierta clase de bendición. Y yo no soy más que un ser humano normal y corriente. Ante semejantes situaciones, lo mejor que puedo hacer, es tratar de ayudarles compartiendo con ellos su sufrimiento. En todos y cada uno de nuestros actos y forma de vivir que elegimos, se puede contemplar la gran interrogante de:

¿Cómo lograré ser feliz..?

Al decir eso me acuerdo muy bien de uno de mis primeros viajes a Occidente…

Narración:
-Fui invitado por una familia muy acaudalada, que residía en una casa muy grande y muy bien dotada de toda suerte de comodidades. Todas las personas se mostraron muy educadas e incluso encantadoras.
-Había criados que se ocupaban de satisfacer todas las necesidades de cada uno, y así empecé a pensar que por fin había encontrado una prueba indudable de:

                         – Que la riqueza podía ser fuente de la felicidad –

-Mis anfitriones tenían un aire innegable de confianza y relajación, pero cuando tuve ocasión de ver en el cuarto de baño un cajón entreabierto, que estaba repleto de tranquilizantes y de somníferos, a la fuerza tuve que recordar que:

Muchas veces hay un abismo inmenso
entre las apariencias externas y la realidad interior..!

Esta paradoja en función de la cual, el -sufrimiento interior-psicológico y emocional-, se encuentra tan a menudo en medio de la riqueza material, es algo recurrente en buena parte de Occidente. En realidad, es un fenómeno tan frecuente que incluso podríamos preguntarnos si no existe en la cultura Occidental, algo que predispone a la gente a padecer esa clase de sufrimiento.

A mi juicio, hemos creado una sociedad en la que las personas, cada vez tienen mayores dificultades para darse mutuas muestras de afecto. En lugar de una sensación de comodidad, -que es uno de los rasgos más tranquilizadores de las sociedades menos desarrolladas- encontramos un altísimo grado de soledad y de alienación. A pesar de que millones de personas viven en muy estrecha proximidad, parece que muchísimas de ellas, y en especial las de mayor edad, no tienen a nadie con quién hablar.

Eso nos lleva a pensar que hay esa gran necesidad en todos nosotros, y que tal como una enfermedad física, es reflejo del entorno en que se produce. Tal vez pueda parecer una afirmación muy pesimista pero, a menos que reconozcamos el carácter de nuestros problemas y el grado que alcanzan, no seremos capaces ni siquiera de empezar a solucionarlos. —/—

La prevalencia de la ansiedad, el estrés, la confusión,
la incertidumbre y la depresión,
(cada vez en mayor número de personas)
no podrán resolverse hasta que abordemos desde la raíz
el problema; y se nos ha olvidado:
« Resolver la parte fundamental que nos distingue de los animales –

-Una mente-atenta para concientizar-

1.-El Origen de nuestros Pensamientos.
-la mente-
2.-Las Emociones que provocan nuestros pensamientos.
-mente-cuerpo-

3.-El Sufrimiento que produce no encontrar la solución
desde la raíz del  problema.
-cuerpo-dolor-

4.-Y la Intención de nuestras Actitudes

-elegir desde un espíritu amoroso-

El Arte de Vivir en el Nuevo Milenio
S.S. el Dalai Lama

(humor):
A la señora que tenía insomnio, el médico le mandó tomar
pastillas para poder dormir, y poder levantarse temprano, para ir a su trabajo:

Una noche cansada de tener que tomar dichas pastillas,
decidió no tomarlas, para ver si conciliaba el sueño ella sola.

Se acostó a las 9:00 p.m. y al dar las 10:00 p.m. y no poder dormir decidió que
iba a sacar su costurero y ocuparse en pegar botones y coser algo de ropa y así lo hizo.

Dieron las 11:00 p.m. las 12:00 p.m. y no podía dormir; ella pensaba:
¿Cómo me voy a levantar a las 6:00 a.m. si no duermo?
Nerviosa dejó que diera la 1:00 a.m. y decidió tomarse su pastilla,
y se dejó llevar por aquel sueño tan relajante y reparador.

A la mañana siguiente se despertó como de costumbre a las 6:00 a.m.
descansada y relajada y empezó a acomodar su costurero que había quedado en la cama.

Sin embargo vio que en su buró estaba la famosa pastilla para dormir.

Fué entonces cuando se dio cuenta que no la había tomado;
no sabía como había ocurrido tal cosa, y en eso estaba, cuando al acomodar
agujas y botones se dio cuenta que le faltaba:

— Un botón de la camisa que iba a coser —

El descubrimiento más grandioso de mi generación,
es saber que los seres humanos pueden cambiar sus vidas al modificar su actitud mental..!

William James
Psicólogo estadounidense

¿Cual es la raiz de mis sifrimientos..?

Artista-Jacek Yerka
Artista-Chelin Sanjuan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *