Quiero olvidar y no puedo

Explíqueme Doctor..!

fb-marilart-di-marialaura-pedone-12-copiaExpresiones engañosas (I)    -Quiero olvidar y no puedo-

Esto es frecuentísimo en personas que han estado envueltas en algún acontecimiento doloroso: pérdida de seres queridos, o de una relación amorosa, situación laboral frustrante, etcétera.

Esta expresión pudiera parecer adecuada, porque es muy lógico para esa persona querer olvidar el acontecimiento causante de ese dolor moral. Para ella esto es normal. Y ahí radica precisamente lo anormal de la expresión.

El ser humano olvida cuando está enfermo del cerebro de manera irreversible o de forma reversible a causa de una enfermedad local del propio órgano o de las sustancias que a él llegan. Es lo que sucede en los ancianos dementes o arterioescleróticos cuya memoria de fijación está deteriorada, conservándose en cierta medida la memoria de evocación, es decir, la que le permite recordar hechos pasados. Al avanzar la enfermedad, esta memoria también sufre un deterioro significativo.

El ser humano olvida aquellos estímulos que no fueron
capaces de dejar una huella en el cerebro para ser evocada.

Un ejemplo de ello es que nadie seguramente puede memorizar las vestimentas de todas las personas con las que se tropezó durante el día de hoy; o el color de los ojos de quien nos pasó por delante en la tercera calle de nuestro recorrido. No recordamos tales hechos porque no les prestamos la debida atención, pues no eran de nuestro interés y por tanto, los estímulos no dejaron huella alguna.

Sería agotador para el cerebro almacenar
toda la información recibida sin discriminación.
Ahora bien, cuando un estímulo, un hecho,
es lo suficientemente significativo, usted no lo
puede ni lo podrá olvidar nunca más.

A no ser que comience a padecer una enfermedad cerebral de las que hice referencia: no se le olvida nunca mientras esté sano su cerebro el nacimiento de un hijo, aunque ya no sienta los dolores de parto; no se le olvida su primer amor, aunque ella o él hicieran sus respectivas vidas; no se le olvida su primer maestro, aunque hoy esté fallecido; no se le olvida cuando se divorció, aunque ya el malestar de ese momento no existe; no se le puede olvidar el fallecimiento de su ser querido, aunque se sonría, ría a carcajadas o haga bromas hoy que han transcurrido varios años de ese suceso doloroso.

La única forma que existe de no recordar algo
es que nunca hubiera ocurrido en nuestras vidas.
Por tanto, la estrategia no es querer olvidar lo sucedido
sino recordarlo de otro modo.
¿Por qué es menester evocar los sufrimientos de mi ser querido
antes de fallecer y no sus buenas cualidades, su carácter, su forma de ser conmigo, los años pasados juntos?

¿Por qué rememorar tristemente a la pareja que perdí y
no complacerme por haberla tenido?
Por tanto, no se empeñe en olvidar lo que es inolvidable.
Recuérdelo de una diferente manera y el tiempo también le ayudará.

 

Prof. Dr. Sergio Andrés Pérez Barrero
Artista-Marialaura Pedone