1.- ÉTICA- Habla, conducta y forma de vida correctas

Los tres entrenamientos en la disciplina ética,
la concentración y el darse cuenta que discrimina siempre están dirigidos a ayudarnos a superar nuestros problemas y cualquier sufrimiento que experimentemos.

El método es identificar las causas de nuestras dificultades y aplicar los tres entrenamientos para eliminar esas causas.

También es extremadamente útil cultivar los tres entrenamientos en nuestra vida diaria, en nuestras relaciones con otros.

  • Disciplina ética –es importante observar cómo nos comportamos y hablamos con los demás. Necesitamos disciplina ética para evitar hacer cualquier cosa que pueda ser dañina o destructiva.

  • Concentración – necesitamos ser capaces de concentrarnos cuando interactuamos con otros, de tal forma que sepamos qué les pasa y cuáles son sus necesidades. Si nuestra mente está divagando, si revisamos constantemente nuestro teléfono, eso dificulta mucho nuestra comunicación con los demás.

  • Discriminación – si escuchamos atentamente a la otra persona, seremos capaces de utilizar el darse cuenta que discrimina para decidir cuál es una respuesta apropiada. Nuevamente, esto conduce a pensar, actuar y hablar con los demás de forma apropiada.

Los tres entrenamientos van de la mano y se refuerzan entre sí, por lo que necesitamos aplicarlos simultáneamente. Cuando no estamos con otras personas, los tres entrenamientos también son maravillosos para trabajar con nosotros mismos:

Evitan que actuemos de forma autodestructiva.
Nuestra mente está enfocada, de tal forma que podemos lograr todo lo que deseemos.
Utilizamos nuestra inteligencia básica para discriminar qué es apropiado y qué es inapropiado.

De esa forma, hay principios muy básicos que podemos aplicar en
nuestra vida diaria, tanto para situaciones personales
como para interacciones sociales.

— Habla —
La forma en la que hablamos con otros refleja nuestro propio estado mental. Afecta los sentimientos de los demás y la forma en que ellos nos consideran y nos tratan como respuesta. Por lo tanto, necesitamos conocer cuáles formas de hablar son útiles y cuáles son dañinas.

— Habla incorrecta —
El habla incorrecta es el tipo que causa infelicidad y problemas:
• Mentir – decir lo que no es verdad y engañar a otros. Si somos conocidos como alguien que miente o engaña en términos de lo que decimos, nadie nos creerá, confiará en nosotros ni escuchará lo que digamos.
Esto crea una situación de infelicidad.

• Habla divisoria – decir cosas malas de las personas a sus amigos o pareja para tratar de arruinar sus relaciones. Esto hace que la gente se
pregunte qué es lo que decimos de ellos a sus espaldas
y arruina nuestras propias relaciones.

• Hablar con dureza – hablar de forma cruel, gritar o
insultar a otros. Cuando abusamos de los demás a través del habla,
ellos empezarán a hablarnos de la misma forma y, a menos que sean
masoquistas, no desearán quedarse cerca de una persona
que les grita constantemente.

• Charla ociosa – hablar todo el tiempo, interrumpiendo a
otros y diciendo cosas sin sentido, o chismear. El resultado es que nadie nos toma en serio y la gente pensará que somos insoportables.
Desperdiciamos nuestro tiempo y el de los demás.

— Habla correcta —
• El habla constructiva—  es lo que nos ayuda a abstenernos
de los cuatro tipos de habla incorrecta.
El primer nivel de disciplina es que cuando tenemos ganas de decir algo que no es verdad, gritarle a alguien o parlotear,
reconocemos que es destructivo, que causa infelicidad
y nos esforzamos por no hacerlo.

• Esto no es sencillo en absoluto, porque necesitamos
atraparnos en el momento en el que nos dan ganas de hacerlo,
antes de decirlo de forma compulsiva. Es como cuando queremos una
rebanada de pastel. Algunas veces tendremos la oportunidad
de servirnos otro pedazo, pero antes de agarrarlo impulsivamente podemos pensar:
-Aunque lo quiero, no necesito hacerlo. No necesito ese pastel,
sólo me hará engordar y necesito perder peso-
A eso es a lo que nos referimos en términos de disciplina.

• Cuando tengamos ganas de hacer esas cosas,
es mejor permanecer en silencio.

Tengo ganas de gritar o de decir algo desagradable pero me doy cuenta de que eso nos
molestará a ambos, a ti y a mí, de tal forma que no lo digo, me doy
cuenta de que eso es sólo charla ociosa y no digo nada.

Conducta ética:
Es el entender que cada vez que hablamos o actuamos agregamos una carga kármica como consecuencia. La ética es considerada la base o fundación sobre la que los pensamientos y prácticas insanas terminan y los estados meditativos superiores empiezan.

Este aspecto ético, trata directamente
con la relación entre miembros de la sociedad.

• Abstenerse de destruir la vida.
• Abstenerse de tomar lo que no nos es dado.
• Abstenerse de conductas sexuales inapropiadas o dañinas.
• Abstenerse de mentir o engañar.
• Abstenerse de mantener visiones equivocadas de la realidad.

En realidad, cultivar el habla correcta requiere de un esfuerzo muy consciente y una resolución férrea de hablar con veracidad, de forma gentil, amable, en el momento adecuado, en la medida apropiada y sólo aquello que es significativo:

  • Debemos esforzarnos por no interrumpir constantemente a la gente o hablarles y enviarles mensajes todo el tiempo, especialmente acerca de cosas triviales como qué desayunamos o chismes. Es charla ociosa que sólo interrumpe a los demás.

  • Cuando estemos hablando con otras personas, una medida apropiada sería no hablar demasiado ni tratar de convencerlas de ciertas cosas, especialmente si ya afirmaron estar de acuerdo con nosotros.

Otros ejemplos de habla incorrecta:
También podemos ampliar estas formas destructivas de hablar para incluir, no sólo aquéllas que dirigimos hacia otros, sino también las que nos dirigimos a nosotros mismos. Podemos pensar de forma mucho más amplia en torno a estas maneras destructivas de hablar.

-El habla divisoria- podría ser que digamos cosas tan ofensivas que causemos que nuestros amigos se alejen de nosotros. Algunas personas se quejan todo el tiempo o son constantemente negativas y eso hace que los demás se alejen. Si somos así, ¿quién querría estar con nosotros? O hablar tanto que la otra persona ni siquiera tenga oportunidad de decir algo: eso aleja a las personas. Todos conocemos gente así y realmente no se nos antoja verlas muy seguido. Es bueno decir cosas amables de los demás y ser tan positivos como sea posible.

-Hablar con dureza- aplica, no sólo cuando abusamos de otros, sino también de nosotros mismos. Por supuesto que es cruel decirles a otros que son estúpidos y horribles, pero también es cruel decírnoslo a nosotros mismos. Ciertamente no nos hace ser más felices, así que es importante tener una buena actitud hacia nosotros mismos y tomar en cuenta cómo nos tratamos y nos hablamos mentalmente.

-El habla correcta-
-Es realmente hablar de forma apropiada-
-En el momento correcto-
-En las situaciones correctas-

Algunas veces tendremos que hablar formalmente, otras veces, informalmente. Necesitamos hablar de una forma que haga sentir cómodos a los demás. Cuando le explicamos algo a un niño necesitamos hacerlo de forma que nos entienda, pero esto aplica también para los adultos y personas de otras culturas.

 

Artista-Izabela Krzyszkowska