El suicidio

TEMAS DE SUICIDIO

— El suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la propia vida —
El comportamiento suicida es cualquier acción que pudiera
llevar a una persona a morir, como tomar una sobredosis de fármacos o estrellar un automóvil de forma deliberada.

patricia+perrier83

El suicidio es una tragedia que a menudo se puede prevenir.
Saber cuáles son los factores de riesgo del suicidio y cómo identificar
quién está en riesgo puede disminuir la tasa de suicidio.

¿ Quién está en riesgo de suicidarse ?

Las personas que intentan suicidarse con frecuencia están tratando de alejarse de una situación de la vida que parece imposible de manejar. El suicidio no discrimina, las personas de todos los sexos, edades y grupos étnicos pueden estar en riesgo de suicidarse. 

Muchos de los que cometen intento de suicidio están buscando alivio a:

  • Sentirse avergonzado
  • Culpable o una carga para los demás
  • Sentirse como víctima
  • Sentimientos de rechazo, pérdida o soledad

Los comportamientos suicidas pueden ocurrir por una situación o hecho que la persona ve como agobiante, tales como:

  • La muerte de un ser querido
  • El consumo de drogas o alcohol
  • Un trauma emocional
  • Enfermedad física grave
  • El desempleo o los problemas financieros
Sin embargo, las personas más propensas a hacerlo comparten ciertas características.
Los principales factores de riesgo del suicidio son:

  • Depresión
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Violencia familiar
  • Ruptura sentimental
  • La muerte de un ser querido
  • Antecedentes de abandono o maltrato
  • Abuso físico o sexual
  • Intento previo de suicidio
  • Antecedentes familiares de suicidio
  • Cuestiones de vida estresantes, como problemas serios a nivel
    financiero o en las relaciones interpersonales 
  • El envejecimiento (los adultos mayores tienen la tasa más alta de suicidio)
  • Un trauma emocional
  • Enfermedad física grave
  • Trastorno bipolar
  • Presencia de pistolas o armas de fuego en el hogar 
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Reclusión o encarcelación (estar preso o en la cárcel)  
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Exposición al comportamiento suicida de otras personas,
    como parientes, compañeros o personajes famosos 
  • Esquizofrenia

El riesgo de comportamiento suicida es complejo.
Las investigaciones indican que las personas que intentan suicidarse
difieren de otras en muchos aspectos relacionados con su forma de pensar,
reaccionar a las situaciones y tomar decisiones.

Por ejemplo, hay diferencias en aspectos como la memoria, la atención, la planificación y las emociones. Estas diferencias suelen presentarse junto con otros trastornos, como depresión, abuso de sustancias, ansiedad y psicosis. Algunas veces, el comportamiento suicida se desencadena debido a eventos como una pérdida personal o situaciones de violencia.

Para poder detectar a las personas que están en riesgo y evitar que se suiciden, es fundamental entender la función de los factores a largo plazo (como las experiencias de la niñez) y de los factores más inmediatos (como la salud mental y los acontecimientos recientes en la vida).

Los investigadores también estudian cómo los genes pueden aumentar el riesgo de suicidio o hacer que alguien sea más resistente a las pérdidas y las dificultades. Muchas personas tienen algunos de estos factores de riesgo, pero no intentan suicidarse. El suicidio no es una respuesta normal al estrés. Sin embargo, sí es un signo de angustia extrema, y no un intento inofensivo de llamar la atención.

Los hombres son más propensos a suicidarse que las mujeres, pero éstas son más propensas a intentar hacerlo. Los hombres suelen usar métodos más letales, como armas de fuego o ahogamiento. Como resultado de esto, los intentos de suicidio en ellos tienen mayor probabilidad de terminar en muerte. Las mujeres tienen mayor inclinación que los hombres a intentar suicidarse por envenenamiento.

La mayoría de los intentos de suicidio no terminan en muerte. Muchos de estos intentos se llevan a cabo en una forma en que el rescate sea posible. Estos intentos a menudo representan un grito en busca de ayuda. Algunas personas intentan suicidarse de una manera que sea menos probable de llevar a la fatalidad, como envenenamiento o sobredosis.

Los parientes de personas que intentan o cometen suicidio a menudo se culpan o se enojan mucho y pueden ver el intento de suicidio como egoísta. Sin embargo, las personas que intentan cometer suicidio con frecuencia creen erróneamente que les están haciendo un favor a sus amigos y parientes al irse de este mundo.

Los niños y los jóvenes también están en riesgo de suicidio.
El suicidio es la segunda causa principal de muerte en los jóvenes de 15 a 34 años de edad.
Los adultos mayores también están en riesgo de suicidarse.

Aunque por décadas los adultos mayores fueron el grupo demográfico
con las tasas más altas de suicidio, las tasas de suicidio en los adultos
de edad mediana han aumentado a números comparables (edades de 42 a 62 años).
En las personas mayores de 65 años, los hombres blancos representan más del 80 % de los suicidios.

¿ Cómo se puede prevenir el suicidio ?

La prevención eficaz del suicidio se basa en la investigación sólida. Los programas que han dado resultados tienen en cuenta los factores de riesgo de las personas y promueven intervenciones que sean adecuadas para los grupos específicos. Por ejemplo, las investigaciones han mostrado que los trastornos mentales y el abuso de sustancias son factores de riesgo de suicidio. Por lo tanto, muchos programas se centran en tratar estos trastornos, además de abordar el riesgo de suicidio en específico.

La psicoterapia (a veces conocida como terapia de diálogo) puede ser eficaz para reducir el riesgo de suicidio. Hay un tipo de psicoterapia que se llama terapia cognitivo-conductual. La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a las personas a aprender nuevas formas de hacer frente a las situaciones estresantes enseñándoles cómo considerar otras opciones cuando surgen los pensamientos suicidas.

Otro tipo de psicoterapia, la terapia dialéctico-conductual, ha mostrado reducir la tasa de suicidio en las personas con trastorno límite de la personalidad. Ésta es una enfermedad mental grave que se caracteriza por inestabilidad en los estados de ánimo, las relaciones, la imagen de sí mismo y el comportamiento. Un terapeuta especialista en la terapia dialéctico-conductual le ayuda a la persona a identificar cuándo sus sentimientos o acciones son perturbadores o dañinos, y le enseña las habilidades necesarias para mejor enfrentar situaciones negativas.

Los medicamentos también pueden ayudar. Se están estudiando medicamentos y tratamientos psicosociales que demuestran ser prometedores para las personas con tendencias suicidas.

Asimismo, otras investigaciones han encontrado que muchos adultos y mujeres mayores que se suicidaron consultaron a sus proveedores de atención médica primaria en el año previo a su muerte. La capacitación de los médicos para que reconozcan las señales que indican que una persona está pensando en suicidarse puede prevenir aun más suicidios.

Síntomas:
A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar ciertos síntomas o comportamientos antes de un intento de suicidio, entre ellos:

  • Tener dificultad para concentrarse o pensar claramente.
  • Regalar las pertenencias.
  • Hablar acerca de marcharse o la necesidad de -dejar todos mis asuntos en orden-.
  • Cambio repentino en el comportamiento, sobre todo calma después de un período de ansiedad.
  • Pérdida de interés en actividades que solía disfrutar.
  • Tener comportamientos autodestructivos, como tomar alcohol en exceso, consumir drogas ilícitas o hacerse cortaduras en el cuerpo.
  • Alejarse de los amigos o no querer salir.
  • Tener dificultad repentina en el colegio o el trabajo.
  • Hablar acerca de la muerte o el suicidio o incluso declarar el deseo de hacerse daño.
  • Hablar acerca de sentirse desesperanzado o culpable.
  • Cambiar los hábitos alimentarios o de sueño.
  • Preparar maneras de quitarse su propia vida (como comprar un arma o muchas pastillas).

Tratamiento:
Es posible que las personas que están en riesgo de comportamiento suicida no busquen tratamiento por muchas razones:

  • Creen que nada va a ayudar.
  • No desean contarle a nadie que tienen problemas.
  • Piensan que buscar ayuda es un signo de debilidad.
  • No saben adónde acudir por ayuda.

Una persona puede necesitar tratamiento de emergencia después de un intento de suicidio. Se pueden necesitar primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar o tratamientos más intensivos.

Las personas que intentan cometer suicidio pueden necesitar hospitalización para tratarlos y reducir el riesgo de futuros intentos. La terapia es una de las partes más importantes del tratamiento. Se debe evaluar y tratar cualquier trastorno de salud mental que pueda haber llevado al intento de suicido.
Esto abarca:

  • Trastorno bipolar
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Dependencia del alcohol o las drogas
  • Depresión mayor
  • Esquizofrenia

Expectativas (pronóstico):
Cerca de un tercio de las personas que tratan de
suicidarse lo intentarán de nuevo dentro de un período de un año.
Cerca del 10% de las personas que amenazan o intentan suicidarse finalmente se quitan la vida.

Cuándo contactar a un profesional médico:
Llame a un médico de inmediato si usted o alguien que usted conoce está teniendo pensamientos suicidas. La persona necesita ayuda psiquiátrica inmediata. No le reste importancia a la persona como si sólo estuviera tratando de llamar la atención.

¿ Qué debo hacer si alguien que conozco está pensando en suicidarse ?
Siempre tome en serio los intentos y amenazas de suicidio

Si conoce a alguien que esté pensando en suicidarse
¡ No lo deje solo !
Ni siquiera después de haber pedido ayuda
No permita que la persona tenga acceso a armas de fuego o
cualquier otra cosa con la que se pueda hacer daño, incluyendo diversos medicamentos

Obtenga ayuda de inmediato
Llame a su médico
llévelo a la sala de emergencias del hospital más cercano
o llame al 911

Prevención:
El hecho de evitar el alcohol y las drogas (diferentes a los medicamentos recetados) puede reducir el riesgo de suicidio.

En hogares con niños o adolescentes:
Almacene todos los medicamentos recetados en una parte alta y bajo llave.
NO guarde alcohol en la casa o manténgalo bajo llave.

En adultos mayores, investigar en profundidad los sentimientos de desesperanza,
de ser una carga y de no pertenecer.

En caso necesario:

  • Llame a su médico.
  • Llame al 911 para servicios de emergencia o vaya a la sala de emergencias más cercana.
  • Llame a la línea directa gratuita de la Red Nacional de Prevención del Suicidio, las 24 horas, al 1-888-628-9454; teléfono para personas con problemas auditivos: 1-800-799-4889 (1-800-799-4TTY).
    • SAPTEL “Sistema Nacional de Apoyo, Consejo
      Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono”  
      (Cruz Roja Mexicana– 24 Hrs.) sin costo
      Tel.- 52-59-81-21   –   01-800-472-78-35
      saptel@prodigy.net.mx
      http://www.saptel.org.mx/

Llame al número gratuito de la Red Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-628-9454, servicio disponible en español las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Este servicio está disponible para todas las personas. Toda llamada es confidencial.
Instituto Nacional de la Salud Mental
Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones
División de Redacción Científica, Prensa y Difusión
6001 Executive Boulevard
Room 6200, MSC 9663
Bethesda, MD 20892-9663
Teléfono: 301-443-4513 o 1-866-615-6464 (1-866-615-NIMH)*. Teléfono para personas con problemas auditivos: 301-443-8431 o 1-866-415-8051*
Fax: 301-443-4279
Correo electrónico: nimhinfo@nih.gov
Sitios web: http://www.nimh.nih.govttp://www.nimh.nih.gov (inglés) o http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/index.shtml (español)
* Las llamadas a los números telefónicos que empiezan con 1-866
son gratuitas para quienes viven en Estados Unidos.

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS DE LOS ESTADOS UNIDOS
Institutos Nacionales de la Salud
Publicación de NIH Núm. STR 15-6389
Traducida en octubre del 2014

Referencias:
American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013.

Brendel RW, Brezing CA, Lagomasino IT, Perlis RH, Stern TA. The suicidal patient. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 53.

DeMaso DR, Walter HJ, Wharff EA. Suicide and attempted suicide. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 27.
Ultima revisión 2/21/2016
Versión en inglés revisada por: Timothy Rogge, MD, Medical Director, Family Medical Psychiatry Center, Kirkland, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

 

Artista-Patricia Perrier