139. Dios y el miedo, origen de la violencia


Algunos dicen que solamente hay dos cosas en el mundo:
Dios y el miedo.

El amor y el miedo, son las únicas dos cosas.

Solamente hay un -MAL- en el mundo:∗ EL MIEDO.
Solamente hay un -BIEN- en el mundo:∗ EL AMOR.

A veces le dan otros nombres.
A veces lo denominan felicidad o libertad,
o paz o gozo, o Dios o lo que sea.
Pero el rótulo realmente no importa.

Y no hay un solo mal en el mundo, que no se origine en el miedo.
Ni uno solo.!

La ignorancia causada por el miedo,
trae consigo todo el mal, y toda la violencia.

La persona que realmente no es violenta, la que es incapaz de la violencia, es la persona que no tiene miedo. Usted se enoja solamente cuando tiene miedo.

Piense en la última vez que se enojó y busque el miedo subyacente.
¿Qué temía perder?
¿Qué temía que le quitaran?
De ahí viene la ira.
Piense en una persona furiosa,
tal vez en alguien a quien usted teme.

¿Puede ver todo el miedo de esa persona?
Tiene mucho miedo, realmente lo tiene.
Está muy asustada o no estaría furiosa.
En el último análisis solamente hay dos cosas, el amor y el miedo.

LA CONSCIENCIA Y EL CONTACTO CON LA REALIDAD
Mirarlo todo dentro y fuera de usted, y cuando algo le sucede, verlo como si le estuviera sucediendo a otra persona, sin comentarios, sin juicios, sin actitudes, sin interferencias, sin intentos de cambiarlo, sólo de comprender.

Cuando asuma esta actitud, empezará a caer en la cuenta de que se va desidentificando cada vez de su:
— MI —

 Santa Teresa de Avila dice que hacia el final de su vida, Dios le concedió una gracia extraordinaria. No usa por supuesto, esta expresión moderna, pero solamente se trata de la: -DESIDENTIFICACIÓN DE SÍ MISMA-

Si otra persona tiene cáncer y no conozco a esa persona, eso no me afecta mucho. Si tuviera amor y sensibilidad, tal vez le ayudaría, pero eso no me afecta emocionalmente. Si usted tiene que presentar un examen, eso no me afecta mucho.

Puedo ser muy filosófico al respecto y decirle:

Bueno, cuanto más se preocupe, peor será.
¿Mas bien, por qué no descansa en vez de estudiar.?

Pero cuando llega mi turno para presentar un examen, entonces es diferente, ¿no es así? La razón es que me identifiqué con el -MI-: con mi familia, con mi país, mis posesiones, mi cuerpo, mi ego.

¿Cómo sería si Dios me diera la gracia de no llamar a estas cosas -MÍAS-?
Gozaría del desprendimiento; estaría -DESIDENTIFICADO.
Eso es lo que significa:
Perderse a sí mismo, negarse a si mismo, morir a si mismo..!

LA BUENA RELIGION:  LA ANTÍTESIS DE LA INCONSCIENCIA
Alguien me preguntó durante una conferencia:
¿Qué piensa sobre Nuestra Señora de Fátima?
¿Qué opina de ella?

→Cuando me hacen preguntas como ésa, me acuerdo de aquella vez que llevaban la estatua de -Nuestra Señora de Fátima- en un avión a una peregrinación de veneración, y cuando volaban sobre el sur de Francia el avión empezó a bambolearse y a temblar y parecía que fuera a desbaratarse,
y la milagrosa estatua gritó:

¡Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros!
Y todo se arregló.

¿No fue maravilloso?
¿una -nuestra señora- que ayuda a otra -nuestra señora-?

También había un grupo de mil personas que fueron en peregrinación a Ciudad de México a venerar el santuario de -Nuestra Señora de Guadalupe- y se sentaron delante de la estatua protestando porque el Obispo de la Diócesis había declarado a -Nuestra Señora de Lourdes- patrona de la Diócesis!

Estaban seguros de que -Nuestra Señora de Guadalupe- lo sentía mucho,
de manera que estaban protestando en desagravio de la ofensa.
Ése es el problema con la religión si uno no se cuida.

Cuando les hablo a los hindúes, les digo:
Sus sacerdotes no se alegrarán de oír esto:
(fíjense lo prudente que estoy esta mañana)
-Pero, según Jesucristo, a Dios le agradaría más la transformación de ustedes,
que la adoración que le rindan.
Le agradaría mucho más su amor que su adoración.

Y cuando les hablo a los musulmanes, les digo:
-Su ayatollah y sus mullahs no se van a alegrar de oír esto:
-Pero a Dios le va a agradar mucho más, que ustedes se transformen en personas llenas de amor que si dicen -Señor, Señor-.
Es infinitamente más importante que ustedes se despierten.
Eso es la espiritualidad, eso es todo.
Si ustedes lo logran, tienen a Dios.
Entonces ustedes adoran -en espíritu y en verdad-.
Asi ustedes se convierten en amor, cuando se transforman en amor.

—/—

El peligro de lo que puede hacer la religión se ve muy bien en una historia que contó el Cardenal Martini, Arzobispo de Milán:

La historia es sobre una pareja de italianos que se van a casar.
Se habían puesto de acuerdo con el párroco para hacer una pequeña recepción en el atrio de la parroquia, frente a la iglesia. Pero llovió, y no se podía hacer la recepción, de modo que le dijeron al sacerdote:
¿Podríamos hacer la celebración en la iglesia?

Al padre no le entusiasmó hacer una recepción en la iglesia,
pero ellos le dijeron:

-Comeremos un poco de torta, cantaremos una canción, tomaremos un poquito de vino y nos iremos a casa-.

De manera que el padre aceptó. Pero como eran italianos amantes de la vida, tomaron un poco de vino, cantaron una canción, luego tomaron otro poquito de vino y cantaron más canciones, y a la media hora había una gran celebración en la iglesia. Y todos se estaban divirtiendo mucho.

Pero el padre estaba tenso, paseándose de un lado para otro en la sacristía, preocupado por el ruido que estaban haciendo.
El coadjutor entró y le dijo:
– Veo que usted está muy tenso.
– Por supuesto que estoy tenso.!
¡Oiga el ruido que están haciendo, y en la casa de Dios.!
¡Santo Dios.!

– Pero padre, realmente no tenían a dónde ir.
-¡Ya lo sé! Pero, ¿Por qué tienen que hacer tanto ruido?

– Bueno, no debemos olvidar que el mismo Jesús asistió una vez a una boda! ¿No es verdad, padre?
– Yo sé que Jesucristo asistió a un banquete de bodas.
¡No es necesario que usted me diga que Jesucristo asistió a un banquete de bodas!

¡Pero no estaba allí el santísimo sacramento.!

—/—

Miren: A veces -El Santísimo Sacramento- es más importante que Jesucristo.
Cuando el culto es más importante que el amor.
Cuando la iglesia es más importante que la vida.
Cuando Dios es más importante que el prójimo.
Y así sigue..
Ése es el peligro..!

En mi opinión, para esto era para lo que Jesús evidentemente nos llamaba:
¡Primero lo primero!

La persona es mucho más importante que el sábado. Haced lo que les digo, convertirse en lo que estoy indicando, es mucho más importante que decir Señor, Señor.

Pero a su mullah no le va a gustar oír eso, se lo aseguro. A sus sacerdotes no les va a gustar oír eso. Sin embargo, de eso es de lo que hemos estado hablando. De la espiritualidad. Del despertar. Como les dije, si quieren despertar es extremadamente importante hacer lo que llamo -autoobservación-.

∗ Sean conscientes de lo que dicen.
∗ Sean conscientes de lo que hacen.
∗ Sean conscientes de lo que piensan.
∗ Sean conscientes en su manera de actuar.
∗ Sean conscientes del lugar de donde vienen, de cuales son sus motivaciones.

No vale la pena vivir una vida sin consciencia.

La vida sin consciencia es
una vida mecánica, no es humana, es programada, condicionada.

 

Artista-Gustave Dore

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *