130. ¡Luces, cámara, acción…! 2a. parte

Suceda lo que suceda a tu alrededor
No…tu no eres el primer actor…!

2°. Acuerdo: No te tomes nada personalmente..!

-Quizás a veces, cuando oyes una voz en tu mente, te preguntes de dónde proviene. Es posible que esta voz provenga de otra realidad en la que existan seres vivos con una mente muy similar a la humana.

Los toltecas denominaron a estos seres -aliados-
En Europa, África y la India los llamaron -dioses-

Nuestra mente también existe en el nivel de los dioses, también vive en esa realidad y es capaz de percibirla. -La mente ve con los ojos y percibe la realidad de cuando estamos despiertos. Pero también ve y percibe sin los ojos, aunque la razón apenas es consciente de esta percepción-.

-La mente vive en más de una dimensión-. Es posible que en ocasiones tengas ideas que no se originan en tu mente, pero las percibes con ella. Tienes derecho a creer o no, lo que esas voces te dicen y a no tomártelo personalmente. Tenemos la opción de creer o no, las voces que oímos en nuestra propia mente, del mismo modo en que decidimos qué creer y qué acuerdos tomar en el sueño del planeta.

-La mente también es capaz de hablarse y escucharse a sí misma-. Tu mente está dividida, igual que lo está tu cuerpo. Del mismo modo en que puedes estrechar con una mano tu otra mano y sentirla, la mente puede hablar consigo misma. -Una parte de tu mente habla y otra escucha-. Cuando muchas partes de tu mente hablan todas al mismo tiempo, se origina un gran problema. -A esto lo llamamos -MITOTE-, ¿recuerdas?- (ver mas)»

Podemos comparar el mitote con un enorme mercado en el que miles de personas hablan y hacen trueques a la vez. Cada una tiene pensamientos y sentimientos diferentes; cada una tiene un punto de vista distinto. Todos los acuerdos que hemos establecido (la programación de la mente) no son necesariamente compatibles entre sí.

Cada acuerdo es como un ser vivo independiente; tiene su propia personalidad y su propia voz. Hay acuerdos incompatibles, que se contradicen los unos a los otros, y el conflicto se va extendiendo hasta que estalla una gran guerra en la mente. -El MITOTE- es la razón por la que los seres humanos apenas saben lo que quieren, cómo lo quieren o cuándo lo quieren. No están de acuerdo con ellos mismos porque unas partes de la mente quieren una cosa y otras quieren exactamente lo contrario-.

Una parte de la mente pone objeciones a determinados pensamientos y actos y otra los apoya. -Todos estos pequeños seres vivientes crean conflictos internos porque están vivos y cada uno tiene su propia voz-. Únicamente si hacemos un inventario de nuestros acuerdos destaparemos todos los conflictos de la mente, y con el tiempo llegaremos a extraer orden del caos del mitote.

No te tomes nada personalmente porque, si lo haces, te expones a sufrir por nada.

-Los seres humanos somos adictos al sufrimiento en diferentes niveles y distintos grados; nos apoyamos los unos a los otros para mantener esta adicción. Hemos acordado ayudarnos mutuamente a sufrir-. Si tienes la necesidad de que te maltraten, será fácil que los demás lo hagan. Del mismo modo, si estás con personas que necesitan sufrir, algo en ti hará que las maltrates. Es como si llevasen un cartel en la espalda que dijera -insultame, por favor-. Piden una justificación para su sufrimiento. Su adicción al sufrimiento no es más que un acuerdo que refuerzan a diario.

Vayas donde vayas, encontrarás a gente que te mentirá, pero a medida que tu conciencia se expanda, descubrirás que tú también te mientes a ti mismo. No esperes que los demás te digan la verdad, porque ellos también se mienten a sí mismos.

-Tienes que confiar en ti y decidir si crees o no lo que alguien te dice-

Cuando realmente vemos a los demás tal como son, sin tomárnoslo personalmente, lo que hagan o digan no nos dañará. Aunque los demás te mientan, no importa. -Te mienten porque tienen miedo-. Tienen miedo de que descubras que no son perfectos. Quitarse la máscara social resulta doloroso. Si los demás dicen una cosa, pero hacen otra y tú no prestas atención a sus actos, te mientes a ti mismo. Pero si eres veraz contigo mismo, te ahorrarás mucho dolor emocional. Decirte la verdad quizá resulte doloroso, pero no necesitas aferrarte al dolor. La curación está en camino; que las cosas te vayan mejor es sólo cuestión de tiempo.

-Si alguien no te trata con amor ni respeto, que se aleje de ti es un regalo-. Si esa persona no se va, lo más probable es que soportes muchos años de sufrimiento con ella. Que se marche quizá resulte doloroso durante un tiempo, pero finalmente tu corazón sanará. Entonces, elegirás lo que de verdad quieres. Descubrirás que, para elegir correctamente, más que confiar en los demás, es necesario que confíes en ti mismo.

Cuando no tomarte nada personalmente se convierta en un hábito firme y sólido, te evitarás muchos disgustos en la vida. Tu rabia, tus celos y tu envidia desaparecerán, y si no te tomas nada personalmente, incluso tu tristeza desaparecerá.

Si conviertes el -Segundo Acuerdo- en un hábito, descubrirás que nada podrá devolverte al infierno. Una gran cantidad de libertad surge cuando no nos tomamos nada personalmente. Serás inmune a los magos negros y ningún hechizo te afectará, por muy fuerte que sea. El mundo entero puede contar chismes sobre ti, pero si no te los tomas personalmente, serás inmune a ellos. -Alguien puede enviarte veneno emocional de forma intencionada, pero si no te lo tomas personalmente, no te lo tragarás. Cuando no tomas el veneno emocional, se vuelve más nocivo para el que lo envía, pero no para ti-.

Ya puedes ver cuán importante es este acuerdo. No tomar nada personalmente te ayuda a romper muchos hábitos y costumbres que te mantienen atrapado en el sueño del infierno y te causan un sufrimiento innecesario. Bastará con practicar el -Segundo Acuerdo- para que empieces a romper docenas de pequeños acuerdos que te hacen sufrir.

Y si practicas además el -1er. Acuerdo-
(Sé impecable con tus palabras)» romperás el 75 por ciento de estos
pequeños acuerdos que te mantienen atrapado en el infierno.

Escribe este acuerdo en un papel
y engánchalo en la nevera para recordarlo en todo momento:
-No te tomes nada personalmente-

-Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente-, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará con que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad. -Nunca eres responsable de los actos de los demás; sólo eres responsable de ti mismo-.

Cuando comprendas esto de verdad, y te niegues a tomarte las cosas personalmente, será muy difícil que los comentarios insensibles o los actos negligentes de los demás te hieran. Si mantienes este acuerdo, viajarás por todo el mundo con el corazón abierto por completo y nadie te herirá.

Dirás: -Te amo-, sin miedo a que te rechacen o te ridiculicen.
Pedirás lo que necesites.
Dirás sí o dirás no, lo que tú decidas sin culparte ni juzgarte.
Siempre puedes seguir a tu corazón.
Si lo haces, aunque estés en medio del infierno,
experimentarás felicidad y paz interior.
Permanecerás en tu estado de dicha y el infierno no te afectará en absoluto.

Regresar 1a. parte»

NOTA:

La filosofía tolteca nos propone cuatro acuerdos básicos:

  1. Sé impecable con tus palabras“. Utiliza las palabras apropiadamente. Empléalas para compartir el amor. Usa la magia blanca empezando por ti.

  2. No te tomes nada personalmente“. Respecto a la opinión ajena, para bien o para mal, mejor no depender de ella. Esa es otra película.

  3. No hagas suposiciones“. Nunca nada que pasa fuera es personal. Pero en cualquier caso, no saques conclusiones precipitadamente.

  4. Haz siempre lo máximo que puedas“. Verdaderamente, para triunfar en el cumplimiento de estos acuerdos necesitamos utilizar todo el poder que tenemos. De modo que, si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. Simplemente, empieza otra vez desde el principio.

Artista-Robert-McGinnis
Artista-Edwin Georgi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *