88. La culpa es de la vaca


La persona más influenciable
con la que hablarás todo el día, eres tú.

Ten cuidado entonces
acerca de lo que te dices a ti mismo.

Zig Ziglar

Es decir, según la forma de hablarnos a nosotros mismos a través del lenguaje interno de los pensamientos, nos sentiremos de una u otra manera.

La culpa es de la vaca..
es una excelente demostración de una conducta
muy nuestra relacionada con la ramificación de la culpa.

Narrativa:
Se estaba promoviendo la exportación de artículos colombianos de
cuero a Estados Unidos, y un investigador de la firma Monitor decidió entrevistar a:

Los representantes de dos mil -almacenes en Colombia –

La conclusión de la encuesta fue determinante:
1.- Los precios de tales productos son altos, y la calidad muy baja.

El investigador se dirigió entonces a -los fabricantes- para preguntarles sobre esta conclusión, recibió esta respuesta:

2.- No es culpa nuestra-; las curtiembres tienen una tarifa arancelaria de protección de quince por ciento, para impedir la entrada de cueros argentinos.

la culpa es de la vaca3A continuación, le preguntó a -los propietarios- de las curtiembres, y ellos contestaron:

3.- No es culpa nuestra; el problema radica en los -mataderos-,
porque sacan cueros de mala calidad. Como la venta de carne les reporta mayores ganancias con menor esfuerzo, los cueros les importan muy poco.

Entonces el investigador, armado de toda su paciencia, se fue a un -matadero-.

Allí le dijeron:
4.- No es culpa nuestra; el problema es que los -ganaderos- gastan muy poco en venenos contra las garrapatas y además marcan por todas partes a las reses para evitar que se las roben, estas prácticas destruyen los cueros.

la culpa es de la vaca6Finalmente, el investigador decidió visitar a los -ganaderos-.
Ellos también dijeron:

5.- No es culpa nuestra; -esas estúpidas vacas- se restriegan contra los alambres de púas para aliviarse de las picaduras.

La conclusión del consultor extranjero fue muy simple:
– Los productores colombianos  de carteras de cuero – no pueden competir en el mercado de Estados Unidos.

¡ Porque sus vacas son estúpidas..!

la culpa es de la vaca5-La culpa-

Es una premisa con la que debemos vivir.
Nadie es perfecto y por tanto, habrá multitud de momentos en nuestra vida donde cometamos todo tipo de errores, algunos más graves que otros.

Cuando erremos, lo mejor es buscar una solución a lo ocurrido y después aprender para que así no vuelva ocurrir.

Sin embargo, muchas veces la sociedad -nos impone- que -la culpa- siempre tiene que recaer en alguien independientemente de lo ocurrido o las partes implicadas.

-La culpa- se deriva de no aceptarnos, ni aceptar el peso de nuestras decisiones. Esto ocurre muchas veces en casos en los que buscamos ser amados de forma incondicional y nos vemos obligados a realizar las acciones que nos lleven a ser aceptados.

-No siempre hay culpables-, en muchas ocasiones, el centro de discusión se centra para averiguar quién ha tenido -la culpa-. Sin embargo, es importante darse cuenta que a veces las cosas ocurren sin más y que de nada sirve intentar buscar un culpable.

Cuando cometamos un error, lo mejor es aceptarlo, buscarle una solución, e intentar que no vuelva a ocurrir.

Debemos ser consecuentes con nuestros actos.
Habrá veces que tomemos la decisión que tomemos, siempre habrá una consecuencia negativa, sobre todo si hay otras personas implicadas.

¿Y qué hacemos entonces ante esta situación?
Pues no queda otra, que elegir la que mejor nos convenga y menos dañe a los demás. 

Cuando hacemos algo por alguien, quizás a la otra persona no le guste tanto lo que estamos haciendo.

Es importante concientisarse de que siempre habrá situaciones, donde será imposible contentar a todo el mundo.

la culpa es de la vaca1Los demás también cometen errores.

Antes de empezar cualquier riña para averiguar quién ha tenido la culpa, lo mejor es pararse y preguntarnos lo siguiente:

¿Lo ocurrido, nos podría haber pasado a nosotros?

Aprende de tus errores.

A ninguna persona le gusta cometer errores, pero cuando los cometes, debes aprender de ellos correctamente y darte cuenta que los errores, forman parte esencial de la superación personal y analiza cómo puedes aprender de ellos.

No justifiques errores.

El instinto natural trata de justificar nuestras acciones, y cuando se cometen errores, los justificamos por el bien de nuestro ego, pero en ocasiones es mejor decir la verdad, que has sido tú quien ha cometido el error.

Saber detenernos y recapacitar sobre cómo somos y actuamos, es un signo de madurez mental. Todos nos criticamos de vez en cuando, pero saber cómo hacerlo constituye un factor importante que contribuye a que nos sintamos mejor con nosotros mismos.


Artista-Bernard Charoy

Artista-Antoni Ros
Artista-Gabriel Picart
Artista-Pariente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *