80. Cuando el alma necesita llorar


Siempre he dicho que si tenemos la facultad de reír y llorar..
¿Por qué privarnos de ello?

Hoy me he enterado de algo que vendrá bien, para aquellos que se niegan a externalizar sus emociones, los que siempre piensan en la compostura.

¿No es interesante…?
Claro que sí.

Yo suelo reír con total desenfado si he de reír, una broma o un evento feliz lo disfruto al máximo, y si he de llorar, lloro con total libertad, no quiero guardarme en el corazón lágrimas que me hagan sentir frustrada o herida por mucho tiempo. Mejor las dejo correr y que las lleve el viento, suena poético, lo sé.

De todas maneras, estudios recientes afirman
que llorar le hace bien al alma.

Esto no es nada nuevo, ya que seguro que tú lo has sentido por ti mismo, cuando agobiados por los problemas, un día nos dejamos llevar por las lágrimas o cuando hemos perdido a alguien que nos era importante, también por las lejanías, las cercanías que duelen.. las frustraciones.. las pequeñas victorias y las grandes derrotas que hemos llorado, claro que sí.!

Pero no es lo que debemos hacer según los que piensan insisto, que debemos ser siempre controlados y que dicen que las lágrimas son una debilidad..

No pensemos tampoco en aficionarnos al llanto, la vida requiere también de entereza, pero cuando queremos llorar porque nos sentimos derrotados, por qué no dejar que esas lágrimas nos liberen del sentimiento, por qué negarle a la felicidad, unas lágrimas que siempre emanan fácilmente y que luego parecen extinguirse sin más.

Dicen que después de la tormenta viene la calma, llorar es saludable por cuanto nos libera de la frustración y el estrés, que lo dicen los expertos, y después de llorar seguro nos sentiremos mejor.

Aunque las cosas no cambien por una lágrima, siempre podemos y en eso estarán de acuerdo conmigo, retomar con más calma, el empeño de la vida.

-Emociones expresadas, emociones superadas-

Investigación:
El término –llanto- en general se describe, cuando alguien derrama lágrimas en reacción a un estado emocionado.La acción de llorar, se ha definido como -un fenómeno complejo que es caracterizado por derramar lágrimas del aparato lagrimal-.

Se establece una red neuronal, entre el conducto lagrimal y las áreas del cerebro humano implicadas con la -emoción-.

Se cree que ningún otro animal puede producir lágrimas en reacción a estados emocionados, aunque es cuestionado por algunos científicos.

Según un estudio de más de 300 adultos, por término medio, -los hombres lloran una vez cada mes-, y -las mujeres al menos cinco veces cada mes-, especialmente antes y durante la menstruación, cuando el llanto puede tener lugar hasta cinco veces más que lo normal.

A menudo sin razones obvias, se presenta
ante un estado de -depresión o tristeza –

De acuerdo con la Sociedad Alemana de Oftalmología, -que ha recopilado diferentes estudios científicos sobre el llanto-, -las mujeres lloran en promedio entre 30 y 64 veces al año-, y -los hombres lloran un promedio de entre 6 y 17 veces al año-.

La función u origen de las
lágrimas, todavía está siendo investigada.

Las teorías incluyen las que son simples, como una reacción al dolor causado, y las que son más complejas, que incluyen, -la comunicación no verbal, para obtener un comportamiento ayudante de otros-.

Como resultado, los científicos creen que el llanto debe ser causado por algún comportamiento humano que es especialmente complejo. Hace más de un siglo –Darwin dijo, que las lágrimas actúan como una bandera roja para señalar el estrés-.

William H. Frey II, un bioquímico en la Universidad de Minnesota, propuso que la gente se siente mejor después de llorar, debido a la eliminación de hormonas asociadas con el estrés.

Esto puede dirigir a una teoría, que el llanto es:

Un mecanismo desarrollado en los humanos,
para disponer de esta -hormona-
« cuando sus niveles de estrés son demasiado altos »

Podemos llorar, porque el llanto es para cualquier persona un acto natural que encierra diversas emociones y pensamientos. De acuerdo con el historiador estadounidense: Tom Lutz, autor del libro:

-El llanto, Historia cultural de las lágrimas-
Dice: -Aunque el llanto es una referencia recurrente en la literatura, son escasos los estudios que se han hecho desde la perspectiva de la ciencia médica, que lo mismo puede expresar frustración, súplica, orgullo, liberación, alegría o tristeza, por mencionar sólo algunos de sus significados-.

En entrevista realizada, Lutz -quien es profesor de Historia de los Estados Unidos en las universidades de Iowa y Stanford-, asegura que:
-Esos fluidos salados que de repente emanan de nuestros ojos, en situaciones límite, son universales, y no representan un valor o un antivalor, sino un rasgo meramente humano-:

Quizá, sea una suerte de lenguaje primitivo, al que recurrimos
los seres humanos alguna vez en la vida.

El lector irá descubriendo las diferentes facetas o posibles razones del llanto, las cuales son tan inagotables como:
«La percepción del mundo de cada individuo que lo habita»
« Llorar es catártico »

Motivado por su propia familia, la cual siempre se ha distinguido por dejar fluir sus ojos sin empacho alguno, Lutz pasó cinco años en la investigación de trabajos de literatura, filosofía, arte y ciencia.

En ellos encontró que un punto en común entre todas las disciplinas que han disecado a las lágrimas para estudiarlas; es la idea de: -catarsis -liberación-

Aristóteles, usa el concepto llanto para hablar de: -purificación-

Ovidio, para hacer que se disperse la:  -ira-

Y en algunos proverbios de culturas orientales, la acción de llorar aparece como: -buena para el cutis- y como -alivio para el corazón-.

-Lutz admite ser un llorón-, no sólo por influencia de su parentela, sino por haber crecido en un tiempo en el cual los hombres jóvenes eran invitados -como efecto del feminismo y la cultura psicoterapéutica- a expresar sus sentimientos de manera más abierta.

El escritor confiesa que, aunque siempre ha sido capaz de llorar, después de escribir el libro, se dio cuenta de que llora menos, pues el proceso de estudiar su propio llanto, hizo más lento el fluido, y al darse cuenta de que las lágrimas son siempre el resultado de emociones mezcladas, le ha salvado de dejarse llevar fácilmente por ellas.

Llora que es sano, y llora porque eso alivia el alma.!

 

Artista-Selene Regener

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *