64. Una carta a mi no tan querida ansiedad


– ANSIEDAD –

Ya es hora de que nos vayamos alejando
para poder vivir en paz, no siempre bienvenida ansiedad.

– Tengo muchas preguntas para ti, querido cerebro  –

¿por qué me hiciste así.?

Digo, no es que no pueda llevar una vida normal ni nada. Pero en más de una ocasión, cuando siento colapsar mi mente por pequeños detalles, mientras el resto del mundo está tranquilo, me he preguntado cuál es la razón de que hayas elegido justamente mi sistema, mi organismo, para alojarte.

Cuando menos lo espero en el día, siento esa especie de susurro que habla sobre preocupaciones, sobre estar alerta. Y más que mi mente de manera consciente, es mi cuerpo el que recibe estas alertas y ahí comienzan los círculos viciosos, y las reacciones que nunca sé cómo prevenir.

Y esto no es agradable,
realmente no es algo grato, no comprender cómo
funciona todo tu ser.

Mientras piensas que está todo en control, que has hecho las cosas bien y hasta te sientes alegre y relajada, atacan esos pensamientos de que debes estar atenta, de que quizás no has hecho todo de la manera correcta, de que habrán errores donde nadie más los verá. Y te altera, y es angustiante.

Es un juego mental cruel,
y es triste pensar que no puedes prevenir este tipo de cosas.
-Sé que más de una persona me entenderá-

Soy una chica normal, con una vida como muchos: estudié, trabajo, salgo con mis amigos, disfruto con mi novio, tengo una familia con buena comunicación y valores.
– No se trata de ser poco capaz o torpe –

Intento de a poco, manejar estos sentimientos que vienen de improviso y cambian la disposición de tu día.
– Es una labor ardua y que requiere de mucho control mental –

Como uno es, no siempre
te sentirás bien con la ansiedad que sufres.

Son situaciones muchas veces imaginadas y en gran parte, exageradas, que tu pensamiento distorsiona para agrandar a su antojo, hasta que sientes:

 —Debo hacer algo sobre ello..

Ansiedad –
¿por qué me elegiste a mí ?

Yo hago las cosas bien, me he sobrepuesto a los desafíos de la vida y he salido airosa. Quisiera saber la receta para que estas situaciones desaparecieran, pero es algo que tomará mucho tiempo. Y mucha disciplina. Es como entrenarse para una constante guerra. Y son las pequeñas batallas las que importa ganar.

Es incómodo no tener la manera de explicarlo racionalmente a otras personas, en especial a aquellos seres cercanos que se preocupan por ti, y -más de una vez te han visto mal, te han visto distraerte un segundo y cómo caes en una espiral, que no tiene ni pies ni cabeza-.

Es una lucha personal en la que pides ayuda, pero no sabes por qué, ni de qué manera, y lo peor es que al final, cuando logras mirar para atrás, comprendes todo y piensas..

¿QUE RAYOS ME PASA..?

Es como si me hubiese perdido
las clases de auto-control, o algún manual que entregaban
en algún momento de la vida, si es así:
¿puedo ir a buscarlo ahora.?         en serio, me sería muy útil..

Ansiedad, tú vives en mí, y tarde
o temprano, descubriré cómo controlarte de la mejor manera.

Sé que cada día es una pequeña prueba de superación, pero aún queda un largo camino de vivencias inesperadas que vendrán a mí, y quiero estar preparada. Quiero poder mantener el equilibrio, y los pies sobre la tierra.

Nada me debería poder dominar.
Tú te encuentras en mi cerebro, quizás para
siempre, pero sé que podemos bajar la intensidad..

No quiero más sorpresas.!
No quiero más dolores de cabeza,
o cuello, ni más ataques de colon irritable, ni nada..!

Quiero tener la capacidad de convencerte a ti, ansiedad, de que yo estoy bien, estoy relajada, me siento feliz, y me ocupo de las cosas que debo hacer, sin exigir demasiado a mi mente ni a mi cuerpo.

Y es más, no debería convencer a nada ni nadie, me siento así. Quiero vencer esta dualidad de pensamiento, porque soy una mujer en un mismo cuerpo. Quiero poder disfrutar la vida con tranquilidad, la tranquilidad que quiero manejar día a día.

Sé que desde pequeña he sido así,
pues hoy soy consciente de ello pero no quiero más, porque
mientras más crezco, ansiedad, más
innecesaria me pareces.

Gracias por ser parte de mí,
porque me haces quien soy al fin y al cabo.

Pero poco a poco, nos iremos alejando.
Realmente espero eso.
Y es todo lo que tengo que decirte, por ahora..

 

Artista-Ewa Czernal-Suliga

2 pensamientos en “64. Una carta a mi no tan querida ansiedad

  1. Hola Noemi, me parece correcta tu decisión, vas por buen camino, ya eres conciente de que hay algo que no quieres.
    Ahora serás -el observador- de Noemi:
    Como se comporta Noemi?
    Que le gusta a Noemi?
    Como vive Noemi?
    Que hará Noemi a partir de -ahora-?
    Que necesita Noemí?
    Que hará Noemi, por Noemi?

    Estaremos muy atentos, a ver que hará Noemi.
    Te deseo fuerza y si te parece, podemos servir de -Acompañamiento- en las acciones que desde ahora tomes.

    Un fuerte abrazo,
    Paty…

  2. Si, de verdad, ya quiero que se aleje de mi vida. Por que eligio mi organismo? ya me cansè de u presencia…..y a veces parece no entender que quiero que se vaya por donde vino.
    Gracias por vuestras palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *