48. Donde está el error, está la corrección

Debo haber decidido equivocadamente porque no estoy en paz.
Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto, puedo tomar otra.
Quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz.
No me siento culpable porque el Espíritu Santo, si se lo permito,
anulará todas las consecuencias de mi decisión equivocada.
Elijo permitírselo, al dejar que Él decida a favor de Dios por mí.

UCDM

Relato:
Escribí a un amigo que estaba demandando, para informarle que iba a desistir de la acción legal contra él, con el propósito de comenzar a eliminar los conflictos de mi vida; y él me lo agradeció.

Con el tiempo aprendería que este mismo tipo de situaciones de enojo, pero en distintas formas, se ha repetido miles de veces en décadas anteriores, cuando personas en conflicto emprendieron el proceso de deponer sus armas para rendirse a una sabiduría interior más grande.      —

Deponer las armas, es regresar al momento del error,
y ver cual es el camino de la corrección.

Esto es: Cuando alguien esta tomando una decisión, hay dos caminos y solo uno, es el correcto, si tomamos el camino del error, nos daremos cuenta al cabo de un tiempo, que nos hemos equivocado y para corregir, hay que regresar física o mentalmente, y tomar el camino correcto.

Esto es lo mas maravilloso,
porque tomando el camino correcto
tu estarás en paz.

Al final llegarás a darte cuenta de que estas renunciando a nada, a cambio de todo: Un estado tan imponente y gozoso que es imposible describir con palabras. Sin embargo, para alcanzar ese estado del Ser, debes estar dispuesto a someterte a un difícil proceso de corrección, y darte cuenta de que:

La vida no se trata de, luchar contra el otro,
ganarle al otro, o vencer al otro..

Sino de luchar contra mi falso -yo-,
ganarme a mi mismo, y vencer mis propias pasiones.

Tu vida es parecida a un aula y, si no aprendes tus lecciones,
no experimentarás la verdad que está dentro de ti.

Deponer tus armas ante las adversidades
y ante el otro, parece una locura, pero después de experimentar
y poner en práctica este mensaje,
puede que te resulte imposible volver a mirar tu vida
o el universo del mismo modo.

No empleo la palabra -corrección- de la manera habitual, porque en realidad tu no has cometido ningún error; lo que pasa es que sin darnos cuenta es nuestro -ego- el que nos hace cometerlo, -tu Ser verdadero nunca ha cometido errores-.

-El ego- es una trampa y nos hace ver la vida en dualidades:
-bueno- malo, arriba-abajo, blanco-negro- etc..

Dios no creo la dualidad, como tampoco creo esto, que no merece llamarse mundo, pero hemos cometido el mismo error que casi todos los demás; hicimos que el mundo erróneamente creado fuera psicológicamente real para nosotros.

Recordemos la -Parábola del Hijo pródigo-
Había un hombre que tenía dos hijos; y el menor dijo a su padre:
-Padre, dame la parte que me corresponde de la hacienda-
Y él repartió la hacienda entre ellos.

A los pocos días, el hijo menor tomó todo lo que le pertenecía y emprendió un viaje a un país lejano, y allí derrochó toda su fortuna en una vida desordenada.

Y cuando hubo gastado todo, una gran hambruna asoló aquella tierra,
y comenzó a padecer necesidad. De modo que se fue a servir a la casa de uno de los ciudadanos de aquel país, que le mandó a sus tierras a alimentar a los cerdos.

Él habría estado contento de alimentarse de la comida de los animales, sin embargo nadie le daba nada.

Pero cuando volvió en sí, se dijo:
Cuántos de los jornaleros de mi padre tienen pan de sobra,

¡ pero yo aquí me muero de hambre !

Me levantaré, iré a mi padre,
(regresar al lugar donde se cometió el error,
y emprender el camino de la corrección)
y le diré:

Padre, he pecado contra el Cielo y ante ti; ya no soy digno de llamarme
hijo tuyo; y trátame como a uno de tus jornaleros.
Y se levantó y fue a su padre.

Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y, conmovido corrió a
abrazarle y besarle.

Y el hijo le dijo:
Padre, he pecado contra el cielo y
ante ti; ya no soy digno de llamarme hijo tuyo.

Pero el padre dijo a sus sirvientes:
Traed rápidamente la mejor túnica y ponédsela; y poned un
anillo en su dedo y zapatos en sus pies; y traed el ternero cebado y sacrificadlo, comamos y alegrémonos; porque este hijo mío había
muerto y ha vuelto a la vida; se había perdido y ha sido encontrado

Y se pusieron todos a festejarlo.        

– – – –                        

Reflexión:
Lo primero que hay que entender, es que el hijo no fue expulsado de su hogar, -como tampoco tu fuiste expulsado de tu verdadero hogar-, pero fue lo suficiente e, ingenuamente tonto, de hecho, como para pensar que se podía ir, y que le iría mejor por su cuenta.

Dios no nos expulsó del paraíso, y Él no es responsable en ningún sentido, modo o forma, de nuestra experiencia de estar separados de Él.

El siguiente punto que debemos de observar, es que el Hijo agotó sus recursos limitados y comenzó a experimentar escasez, una condición que no existe en unión con el Padre.

Al estar aparentemente separado de su Fuente, el Hijo estaba experimentando necesidades por primera vez.

Una vez más, decimos que -parecía estar separado de su Fuente, porque estamos hablando de algo que sólo pareció ocurrir, pero que en realidad no ocurrió-.

Ahora que el Hijo experimenta escasez, intenta llenar su vacío uniéndose a otro ciudadano de aquel país (ayudas externas).

Esto simboliza los intentos de buscar soluciones a tus problemas fuera de ti mismo, implicando irreversiblemente alguna forma de relación especial.

Estos interminables e inútiles intentos de encontrar una solución, mediante la búsqueda externa continúan hasta que llegas a ser como el -Hijo pródigo-:

« Cuando volvió en sí »

Entonces se da cuenta de que volver a la casa de su Padre es la única solución significativa a su problema (regresar), y esto se convierte entonces en lo más importante para él (la corrección), más importante que ninguna otra cosa en el mundo.

Llegamos ahora al punto más importante
de la historia; el contraste entre, aquello que el Hijo a llegado
a creer que es verdad, respecto de sí mismo, y aquello que
el Padre sabe que es verdad:

Tu piensas que has pecado, y que no eres digno de
ser llamado Hijo de tu Padre, pero tu amoroso Padre, no entiende nada de esto, no está enfurecido ni desea vengarse,
y no tiene el menor interés en castigarte.!

El amor de Dios, no se demora ni un instante para encontrarse contigo, Dios sabe que su hijo es eternamente inocente, porque -Tu eres Su Hijo-.

Nada de lo que parezca ocurrir puede cambiar ese hecho.
Tu regresas ahora a la vida.
Ya no estás perdido en sueños de escasez, destrucción y muerte.
Es la hora de celebrar.

Quizá el error que más pasan por alto todas las religiones y filosofías, es la imposibilidad de entender que aunque hacer cosas como pensar positivamente, estar <en el ahora>, recitar oraciones, afirmaciones, negar los pensamientos negativos y escuchar oradores famosos, bien pueden tener temporalmente un impacto positivo, pero todo esto no puede liberar lo que está encerrado en los profundos valles de:

« Tu mente inconsciente »

Tu mente inconsciente; de la que te has olvidado completamente, ya que de otro modo no sería inconsciente, está dominada por un sistema de pensamiento enfermizo que es compartido, tanto a nivel individual como colectivo, por todos los que entran en el  falso universo, ya que de lo contrario no habrían venido aquí.

Esto seguirá siendo así, hasta que tus pensamientos sean examinados correctamente y perdonados, hasta entonces, tus creencias ocultas seguirán dominando y afirmándose de una manera predeterminada.

El mundo simplemente es
un escenario simbólico en el que todos los actores
han acordado participar.

Pero hay quienes han llegado a Dios directamente,
al haber dejado atrás todo límite mundano,
y al haber recordado perfectamente su propia identidad.


La Desaparición del Universo
Gary R. Renard

Heath Ledger-Joker-Artista del film:The Dark Knight
Artista–igor-grushko
Imagen-still life photography
Imagen-Cyril Rolando

6 pensamientos en “48. Donde está el error, está la corrección

  1. Mi querida Isaura, no me olvido de tí, siempre estas en mi mente.
    Todo nos pertenese junto con el Padre y tu y todos siempre estamos unidos porque todos somos uno con el Padre.
    Aceprtar todos los aspectos de nuestra vida -como la tristeza- es tan solo aceptar que dentro de nosotros hay todo un
    potencial de luz y de obscuridad.
    Caminar dentro de la luz es el camino.
    Te envío un cariñoso beso…(no me olvido de tí)
    Paty…

  2. Paty no te olvides de mí. Este mensaje llegó en el momento preciso. Me he sentido muy mal física y emocionalmente, me doy cuenta de que mi sobervia no me ha dejado ver al Padre que está siempre conmigo. Mi función es perdonar porque yo soy la Luz del mundo. Cumpliré mi función porque ésta es la única manera de ser feliz.
    Gracias Paty no te olvides de mí, tu eres el medio que el señor emplea para recordarme que dentro de mí está la verdad. Mi tristeza me separa de mi Padre con mucha frecuencia, gracias Paty aprecio mucho tus regalos.
    Mi santidad te bendice.
    Isaura con mucho cariño.

  3. Hola Laura:
    Si esta parábola nos muestra a un padre siempre amoroso, con ese amor incondicional.
    Jesús nos enseña el amor incondicional de Dios a sus hijos.
    Gracias

  4. Muy bello, lo que no encontremos dentro de nosotros será imposible encontrarlo por fuera. Quiero decir que debemos buscar al SER y no al EGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *