33. Y si me desmayo… me desmayo

(Experiencia personal)

Hubo etapas en mi vida, en las que, por padecer
— Depresión Endógena —

Depresión que proviene de dentro,
no causada por algún acontecimiento exterior reciente,

noté que las personas que formábamos
el grupo teníamos muchas características similares:

Síntomas:
1.- Tener miedo y angustia al despertar.
2.- No querer salir de la casa.
3.- Rehusar ver a la gente.
4.- No querer manejar.
5.- No tener poder de decisión.
6.- Dolores musculares en todo el cuerpo.
Pues eso supone un gran esfuerzo en esas condiciones.

Ejem.
Si estamos en el súper; aunque llevemos una lista de artículos por comprar, no sabemos definir cual es el que debemos comprar y aún mas, teniendo el carrito del súper lleno con toda la mercancía, preferimos dejar el carrito lleno, no comprar nada y salir deprisa de la tienda.

Ejem.
Si en algún lugar  vemos de lejos a un conocido, damos media vuelta para no enfrentar el esfuerzo que supone saludarlo, sonreír, preguntar por la familia y decir que nosotros hemos estado muy bien.

El psiquiatra Víctor E. Frankl en su libro:
« El hombre en busca de sentido »

Crea una terapia que hemos puesto en práctica y nos ha funcionado.
Se llama: «La intención paradójica», para entender lo que sucede cuando se usa esa técnica, tomemos como punto de partida una «condición de temor» que suele darse antes de enfrentar una situación difícil:

«Ansiedad Anticipatoria»
Es característico de ese temor, el producir precisamente aquello que la persona teme, por ejemplo; una persona que teme ponerse colorada cuando entra en una gran sala y se encuentra con mucha gente, se ruborizará sin la menor duda.

Por irónico que parezca, de la misma forma que el miedo hace que suceda lo que uno teme, una -Intención Obligada- hace imposible lo que uno desea a la fuerza.

Es decir;  que tomé la decisión de decirme a mi misma, cuando temía que
algo me pasara, «que me autorizaba  para que me pasara», ejem:
Pensamiento: ¿Y si salgo a la calle y me mareo?    ¡ Me mareo !
Pensamiento:  ¿Y si manejo y choco?     ¡ Choco !
Pensamiento :  ¿Y si estoy en la fila del banco y me desmayo?    ¡ Me desmayo!
Pensamiento:  ¿Y si me muero?    ¡ Me muero !

Esto tuvo tanta eficacia, que logré inculcarlo a las personas que acudían al grupo, y aunque se resistían y me decían:
(Paty, no lo quiero sentir, no quiero que me pase, me da miedo decirlo, etc..
Yo les decía: Ya se que no lo quieres decir, que no quieres que te pase, que te da miedo, pero tienes que asumirlo (aunque sea solo una vez).
Algunas empezaron a hacerlo, y tenían mucho éxito.

Por la intención paradójica, se invita a la persona, a que intente hacer precisamente aquello que teme, aunque sea solo un momento.
El Dr. Frankl, recuerda un caso:

Caso 1.-Un médico vino a consultarme sobre su temor a transpirar.
Siempre que temía que se produjera la transpiración; la ansiedad anticipatoria
era suficiente para precipitar una sudoración.

A fin de cortar este proceso, aconsejé al paciente que en el caso de que ocurriera la sudoración, decidiera deliberadamente mostrar a la gente:
¡ Cuánto era capaz de sudar !
Una semana más tarde me informó que cada vez que se encontraba a alguien que antes hubiera desencadenado su: «Ansiedad anticipatoria»,
Se decía para sus adentros:
¡ Antes sólo sudaba un litro, pero ahora voy a sudar por lo menos diez !

El resultado fue, que tras haber sufrido durante años esta ansiedad; ahora era capaz, con una sola sesión, de verse permanentemente libre de ella en una semana.

Se advierte que este procedimiento, consiste en: -darle la vuelta a la actitud de la persona-, en la medida en que su temor se ve reemplazado por un deseo paradójico.           – – – –

Remolino imagenes google

Caso 2.– El paciente que cita a continuación, era un escribiente que había sido tratado por varios médicos en distintas clínicas, sin obtener ningún resultado favorable.

-Cuando llegó a verme estaba en el límite de la desesperación, y reconocía que estaba a punto de suicidarse-. Durante varios años venía padeciendo el -calambre de los escribientes-, y que últimamente era tan agudo el dolor, que corría grave peligro de perder su empleo.

De modo que una situación tal, solo podía aliviarse con una terapia breve e inmediata.

Para iniciar el tratamiento, mi ayudante recomendó al paciente que -hiciera justamente lo contrario de lo que venía haciendo-; es decir, en vez de tratar de escribir con la mayor claridad y pulcritud posibles, -que escribiera con los peores garabatos-.

Se le aconsejó que se dijera para sus adentros:
-¡ Bueno ahora voy a mostrar a toda esa gente lo mal hecho que soy !-

Y en el momento en que deliberadamente trató de garrapatear, le fue imposible hacerlo.
Dijo:  «Intenté hacer garabatos, pero no pude»
Así de sencillo; nos contó al día siguiente

En 48 horas el paciente pudo, de este modo, liberarse de su calambre y así continuó durante el período de observación después del tratamiento.      —-

Caso 3.-Un caso similar referente al habla y no a la escritura; me contó mi colega en el Departamento de Laringología del Hospital Policlínico.

Era el caso más serio de tartamudeo que él había encontrado en muchos años de práctica de la medicina. Nunca en su vida, hasta donde el tartamudo podía recordar, se había visto libre de esa dificultad para hablar, ni por un momento, excepto una vez.

Ello sucedió cuando el paciente tenía doce años y (para no pagar), se había subido detrás de un coche de la calle para hacerse llevar.
Cuando el conductor lo descubrió le agarró, y pensó que la única forma de escapar era atraerse su simpatía, por lo cuál trató de demostrarle que:

¡ Era un pobre muchacho tartamudo !

bob barker 28Desde el momento en que intentó tartamudear fue incapaz de conseguirlo.

Sin darse cuenta, había practicado la «Intención Paradójica»; si bien no con propósitos terapéuticos.

-La Intención Paradójica- también puede
aplicarse en casos de trastorno del sueño
.

El temor al insomnio da por resultado una hiperintención de quedarse dormido; que a su vez, incapacita al paciente para conseguirlo.

Para vencer este temor especial, yo suelo aconsejar al paciente que -no intente dormir-, sino por el contrario que haga lo opuesto; es decir, permanecer despierto cuanto sea posible.

– – – –

Un testimonio extremo de:
«Intención Paradójica» (para evitar el miedo)
nos lo da un periodista guatemalteco:

«  Amenazado de muerte  »

Dicen que estoy amenazado de muerte, tal vez sea ello lo que fuere, estoy tranquilo, porque si me matan, no me quitarán la vida, me la llevaré conmigo…

 A quien se mata se le puede quitar todo previamente, tal como se usa hoy, pueden destrozar el cuerpo; y quienes me lean se conmoverán profundamente con razón, yo no me conmuevo gran cosa, porque desde niño, alguien sopló a mis oídos una -Verdad Inconmovible- que es, al mismo tiempo, una invitación a la eternidad:

No temáis a los que pueden matar el cuerpo,
pero no pueden quitar la vida.

– – – –

La vida, la verdadera Vida, se ha fortalecido en mi, cuando a través de Pierre Teilhard de Chardin, aprendí a leer el Evangelio:

El proceso de la resurrección, comienza con la primera arruga que nos sale en la cara.

Con la primera mancha de vejez, que aparece en nuestras manos.

Con la primera cana, que sorprendemos en nuestra cabeza, un día cualquiera peinándonos.

Con el primer suspiro de nostalgia, por un mundo que se deslíe y se aleja de pronto frente a nuestros ojos..

Así empieza la Resurrección, así empieza no eso, tan incierto que algunos llaman la otra vida, pero que en realidad no es la otra vida, sino la Vida Otra…

Dicen que estoy amenazado de muerte, de muerte corporal
¿quién no está amenazado de muerte? lo estamos todos, desde que nacemos.

Amenazado de muerte..
¿Y qué..?
Si así fuere, los perdono anticipadamente, que mi muerte sea una muestra de amor desde la que pueda seguir amando, hablando, escribiendo y haciendo sonreír de vez en cuando, a todos mis hermanos, los hombres
.

Que estoy amenazado de muerte,
hay en la advertencia un error conceptual,
ni yo ni nadie estamos amenazados de muerte,
« Estamos amenazados de Vida »
Amenazados de Esperanza, Amenazados de Amor…

Estamos equivocados, no estamos amenazados de muerte,
estamos amenazados de resurrección.
Porque además del Camino y de la Verdad,
Él es la Vida.!


Esta es nuestra fe
Teología para universitarios
Luís Gonzales-Carvajal

Nada real puede ser amenazado.
Nada irreal existe.
En esto radica la paz de Dios.
Un Curso de Milagros-

Artista-Layla
Artista-Sabrina-Garrasi
Artista-Camara Lies
Artista-Juan Mir
Artista-Bob-Barker
Dibujo: Warren

 

 

3 pensamientos en “33. Y si me desmayo… me desmayo

  1. Gracias por tus mensajes. Me encanta leerlos porque son lecciones de vida a través tuyo.Por cierto yo ya leí el libro que citas, es muy conmovedor la historia que cuenta este creador de la logoterapia.
    Hasta pronto. Mi santidad te bendice.

  2. Hola Paty: estoy anonadada con tanta información tan interesante, gracias por tener lugares como este, me gustaría dedicarle mas tiempo y leer con calma todo lo que ofrecen, los temas son fabulosos. en un futuro cercano te escribiré mi comentario un poco mas extenso. gracias, gracias una pregunta? tienen algun centro en otros Estados?

  3. Hola Paty: Me gustó y ya he aplicado antes esta técnica y si me ha funcionado, pero tengo un hermano que se la vive en el temor, solo sale hacia determinadas partes, si pasa de ahi, se siente mal, se marea, siente asco, siempre sale con un limon y sal para el camino, tiene mas de 30 años padeciendo diversos sintomas nerviosos, ahora tiene 61, nunca se casó, vive con otra hermana tambien soltera, ella si trabaja, vaya es normal, pero mi hermano solo se la pasa en casa, sale solo al super, al doctor para surtir sus pastillas que tiene años tomandolas y va por mi hermana a la parada del taxi, porque le da miedo manejar mas allá, solo algunas veces,uf digamos dos o tres al año, la lleva hasta su trabajo, deveras que es un caso para la araña, he tratado de ayudarlo, le recomiendo libros, que tome alguna terapia, pero ha sido inutil hasta la fecha, no usa internet, ni quiere aprender a usarla, me gustaría ayudarlo pero hasta ahora no he encontrado la manera, aparte que vivimos a 12 horas de distancia y solo por telefono nos hablamos. Bueno, quise comentartelo porque sufre esos sintomas, lo malo que no ha encontrado el remedio. Saludos y de nuevo te felicito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *