28. El fenómeno sincrónico

(experiencia personal)

La única carencia que realmente
necesitas corregir, es tu sensación de estar separado de Dios.

monde-meill-L-2Durante casi toda mi vida
he sido consciente de fenómenos que me apartan del mal,
-es decir cuando hay momentos de peligro-
momentos que intuyo acerca de un hecho que va a ocurrir
y que debo poner atención.

En ocasiones he descubierto que alguien se apresura a mi con mala intención y cuando lo miro a los ojos, esa persona se detiene y cambia de idea, he descubierto asaltantes donde nadie los ha notado y los he podido enfrentar, mirándolos  a los ojos para que no cometan ese hecho.

He podido ver en un hecho del presente, lo que va a ocurrir un tiempo después.
No estoy diciendo que siempre ocurre, pero muchas veces lo he sentido.

Es una experiencia que sólo el que la vive, puede comprender
lo que sucede dentro de nuestra conciencia.

Sin embargo, también he experimentado fenómenos que ocurren
simultáneamente con pensamientos, diálogos y hechos en el aquí y ahora.

Ejem.
Un día estaba hablando con uno de mis hijos, y lo consolaba por un problema que tenía, estábamos dentro de la casa donde había un jardín interior, y yo le decía que no se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad de Dios; cuando de pronto cayó encima de nosotros una hoja del árbol donde estábamos sentados.

Fue impresionante ese momento, donde pudimos experimentar la conexión que tenemos con Dios y sus creaciones.

En otra ocasión una tarde casi por obscurecer, caminando por la calle mi esposo trataba de consolarme por una recaída depresiva. Yo le decía que hablaba con Dios, pero parecía que -El no me escuchaba-, y no me decía como superar esa situación, que yo quería que me «Iluminara» para saber como salir de ese estado.

De pronto mi esposo un tanto
molesto me dijo, que yo quería que Dios me

« Iluminara -así- »…  y tronó los dedos,
en ese instante, se prendieron todas las luces de la calle
« Quedó todo Iluminado »

Estas experiencias son tan avasalladoras, que uno se queda absorto con ese hecho, y no hay palabras para describirlo, sólo tiene uno esa sensación de que todo está conectado, que Dios se hace presente y que hay una fuerza suprema que contesta.

Desde luego que parecieran coincidencias,
pero al experimentarlas, no cabe la menor duda que toda la creación de Dios se manifiesta.!

Para eso se necesita tener una mente atenta y mucha observación;
sino parecería que solo es una coincidencia.

Sin embargo existe y se llama:
« Fenómeno Sincrónico »  

– – – –
En sánscrito la palabra -Veda- significa vida —

La tradicional sabiduría védica, conocida como -Vedanta-, transmite el conocimiento sobre el sentido de la vida, el propósito de la vida y el sitio que la vida ocupa en el Universo considerado como una totalidad.

De acuerdo con el Vedanta,
dos son los síntomas de la iluminación.

Son la indicación de que en nuestro interior,
se está produciendo una transformación hacia un más elevado nivel de conciencia.

1.- «El primer síntoma»
Es que dejamos de estar preocupados.
Las cosas a nuestro alrededor no nos perturban como antes.
Comenzamos a sentir el corazón liviano y lleno de alegría.

2.- «El segundo síntoma»
Es que vamos encontrando más y más coincidencias significativas en nuestra vida, más y más sincronicidades, y esto produce un aceleramiento hacia la posibilidad de experimentar lo milagroso.

« Un milagro es justamente, un hecho sincrónico »

En el cual el lapso de tiempo entre la intención de que algo ocurra, y su manifestación, se ha reducido notablemente, es más ocurre en sincronía (se colapsa el tiempo).

« De esto precisamente se trata la espiritualidad »
Los milagros son parte de cualquier tradición espiritual
que estudiemos en el mundo.

Decíamos entonces que dejar de preocuparnos es uno de los síntomas de la iluminación; y el aumento de las sincronicidades es el otro síntoma.

Una persona puede haber estado durante treinta años en un monasterio, pero eso no garantiza que presenciará este fenomeno.

No se está moviendo en la dirección correcta.
Porque como dijimos, -hay solo dos síntomas- que
nos indican que estamos intimando con el espíritu.

Es tan importante porque, en mi opinión la sincronicidad no es simplemente algo que ocurre por sí misma; de la misma manera, en que el crecimiento espiritual tampoco ocurre por sí mismo.

Podemos fomentar la sincronicidad introduciendo la:
« Atención »

Y podemos utilizar a nuestro favor las sincronicidades introduciendo la:
« Intención »

Cuando esos dos elementos: Atención e Intención, se conectan con el fenómeno de las coincidencias significativas, la sincronicidad se convierte en -SincroDestino-.

Y a partir de ese momento nuestras
vidas se transforman en algo verdaderamente mágico.!

arbol-vladimir kush— La primera vez que tomé conocimiento de la sincronicidad,  fue justamente un hecho sincrónico para mí, nos dice Deepak Chopra.

En un vuelo de Delhi a Londres, estaba leyendo sobre el psicólogo suizo Carl Jung, colega de Freud, de quién luego se separó por desacuerdos fundamentales.

Freud sostenía que los estados alterados de conciencia, eran formas de psicosis, formas de insania mental. Mientras que Jung, los consideraba como la capacidad de tomar contacto con una realidad más elevada

Uno de los más importantes libros escritos por Jung se titula:
« Sueños, Premoniciones y Deseos »
Yo estaba leyendo (a Deepak Chopra, en el vuelo), justamente el capítulo en que describe su sesión con una paciente que le cuenta un sueño, en el cual un escarabajo trata de entrar en la habitación de la paciente y golpea varias veces contra el vidrio de la ventana.
Mientras la paciente está haciendo esa descripción del sueño, Jung escucha un golpeteo en la ventana del consultorio y ve que un escarabajo similar al del sueño está tratando de entrar.

«Se trata de un hecho sincrónico»
La paciente está describiendo algo que ocurrió en un sueño y eso mismo está ocurriendo en la realidad en ese mismo instante.

Esto era lo que me encontraba leyendo en aquel avión, cuando el piloto anuncia que estamos volando sobre la ciudad de Lucerna, en Suiza, y que podíamos verla a través de las ventanillas del lado derecho del avión. Y lo que el libro relataba ocurrió en la ciudad de Lucerna, en donde vivía Jung.

Esto hizo que inmediatamente me convenciera de que había allí un mensaje para mí, y en ese mismo momento decidí que continuaría profundizando en este tema de las sincronicidades.—

Así surgió este nuevo concepto del -SincroDestino-.
Jung nunca declaró su posición religiosa, pero esta idea de sincronicidad la hallamos en la perspectiva hindú de la realidad, en la cual nuestros -Yo- individuales son como islas en el mar.

Nos hemos acostumbrado a ver el mundo y a los demás, como islas o entes individuales y separados, pero no vemos nuestra conexión
a través del suelo marino bajo las aguas.

Cuando soñamos o meditamos, nos metemos dentro de nuestro inconsciente personal, acercándonos más y más a la esencia:
– El inconsciente colectivo –

En estos estados somos
más permeables a las -comunicaciones con otros Yoes.-
Las circunstancias no suceden por azar.
Nada ocurre por casualidad, como han demostrado la psicología
humanista y la física cuántica.

Ni siquiera existe la casualidad como tal.

Todos nosotros, somos extensiones del único y supremo Dios,
el cual se permite olvidar un poco de su identidad, para volverse
aparentemente separado e independiente, volviéndose cada uno de nosotros, pero de hecho, nunca estamos separados del todo,
cuando morimos, nos despertamos siendo lo que realmente fuimos desde el principio: « Dios »

La sincronicidad hace de la teoría de Jung, una de las pocas,
que no solo es compatible con los fenómenos parapsicológicos,
sino que incluso intenta explicarlos.

Así pues, emplearé el concepto general de -sincronicidad- en el sentido especial de una -coincidencia temporal- de -dos o más sucesos relacionados entre sí, de una manera no causal, cuyo contenido significativo sea igual o similar-.

La sincronicidad implicaría de este modo, la
simultaneidad de un estado psíquico con uno o varios sucesos externos.

Actua como si cada acontecimiento tuviera
un propósito, y tu vida tendrá un propósito..!

Artista-Vladimir Kush
Artista-Jacek Yerka

5 pensamientos en “28. El fenómeno sincrónico

  1. Paty: pienso que las coincidencias no son otra cosa que Dioscidencias, a lo largo de mi vida me he dado cuenta de que hay cosas que no tienen explicacion para uno pero si para Dios y por eso permite que sucedan y no hay que analizarlo simplemente agradecerlo porque cuando estas suceden es que estamos plenamente conectadas con El ser supremo. Saludos. Tu amiga. Laura.

  2. Señora, me encnató este escrito.
    Ya me había pasado varias veces, pero lo que más me llamó la atención fue laparte en la que cita a Carl Jung, sobre el escarabajo y el sueño de la paciente.

    Estoy de acuerdo con que son las evidencias que Dios nos va dejando para que no nos olvidemos del todo de que somos parte de él, así como una gota de agua de mar es parte del océano.

    Saludos y abrazos

  3. Paty:

    La sincronicidad es la huella que Dios nos permite ver para recordarnos que allí está… en cada latido… impulsando tu existencia y tu realización… manifestándose … siendo La Vida Misma…

    Y recordando un escrito que una vez te mandé, te agrego una pequeña parte:

    La vida está hecha de demasiadas sincronicidades, de demasiados eventos que no se pueden controlar o alterar.
    La vida es una obra que ya está escrita y tú eres un actor que debe aprender a disfrutarla…

    Bendiciones

  4. Todo bonito Señito, todo bonito!!

    Similitud o coincidencia:

    «Todos nosotros somos extensiones del único y supremo Dios»
    … pero no lo aceptamos, queremos tenerlo materializado aqui con nosotros y que nos resuelva nuestros problemas para que podamos entenderlo bonito…, Señito!!

    Besos, su Güero

  5. SUPER INTERESANTE TU ARTICULO DEL FENOMENO SINCRONICO.
    SEGURAMENTE SI ESTUVIERAMOS MAS ATENTOS A LO QUE NOS SUCEDE
    VIVIRIAMOS CON MAS FRECUENCIA ESTE FENOMENO.
    LA AMIGA SECRETA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *