25. La Postración

(Experiencia personal)

La Postración…
El último recurso que puedes
hacer por ti,
enfrentando una:

« Depresión Mayor »

Y el inicio de…
« Una nueva Conciencia »

Rosa en barandal azulPara todos,  pero con todo
mi cariño y respeto a los que han vivenciado una:

« Depresión Profunda Incapacitánte »

→Despues de pasar momentos, días y noches enteras en un profundo sufrimiento, hasta el punto de estar completamente agotada..; -(ya haz recurrido al médico, estás tomando tu medicamento, haz practicado todas las actitudes que te han recomendado, o que sigues según tu médico te ha indicado)-, y ya no tienes fuerzas para luchar y enfrentarte con ese abatimiento..

Cuando tu cuerpo está quebrantado, tienes momentos de tribulación, nada te reconforta, tu misma haz hecho por ti todo lo que estaba en tus manos para salir de ese estado, y nada te a dado resultado..

En esos momentos de desolación, -yo quería abrir mi cuerpo desde la cabeza hasta los pies y poder salir de mi prisión-; le gritaba a Dios, porqué me había encerrado en ese cuerpo tan doliente, tan sufriente; la vida así me parecía una broma macabra planeada por Dios y no le encontraba sentido.↵

Viví momentos de una lucha enfrentada con Dios y no había respuesta..!

fb galeria todo por- zenon sansuste zapata 2

Cuando uno vive esos momentos que rayan en la -locura-; te ves completamente sola o solo acompañada de otros cuerpos que no pueden hacer nada por ti, o mejor dicho -no saben que hacer por ti..-

Cuando te ves acorralada o acorralado y sin salida,
puede que venga el momento glorioso.!

Lo único que puedes hacer por ti para salvarte es «Postrarte», (tirada al suelo boca abajo, con los brazos abiertos ante Dios, y te entregas, porque tu Ser sabe que, solo Él tiene el poder de ayudarte y levantarte.

Y solo sucede eso, te entregas, te postras,
te desprendes de ti, te desidentifícas, ya no eres tu.!

Después de algunos minutos en esa posición, -descubres que existes más allá de la forma, y que hay un Plan Perfecto;  que tu no eres un cuerpo, que tu no eres una mente, que tu existes desde la eternidad y hasta la eternidad-.

Es  ahí donde se presenta el « Instante Santo »
« El punto de Encaje »  « El fuego Interno »

-Carlos Castaneda-

(Los Chamanes)CUERPOS-fb benjamin enrique araya castillo- yoguiSi estas atenta, descubres que ese es el momento inigualable donde te puedes comunicar frente a frente con Dios, la Divinidad, el Creador, tu Padre, el Omnipresente, o como le quieras llamar..!

Ese momento no hay
que desperdiciarlo porque estas en un:

«Estado Elevado de Conciencia», donde puedes comprenderlo todo, y sabes que todo tiene un propósito y que todos somos uno, y puedes ver como palpita todo a tu alrededor junto contigo y que todo esta vivo con la energía de Dios, y tu no estas separada de nada, y sabes que tu eres parte de todo.

Eso es el cultivo de una «Profunda y Penetrante Atención», y de un «Profundo y Penetrante Conocimiento»

-La Postración- necesita ser entendida, haciéndola.
No es algo que pueda ser
aprendido en abstracto, o de lo que se pueda hablar
detalladamente, sino que:

– DEBE SER DIRECTAMENTE EXPERIMENTADA –

Nos enseña cómo
desprendernos de nuestro proceso de:

«Pensamiento Racional Distorcionado»,

es el arte de aprender a salir
de nuestro mecánico camino mental.


-La Postración-
a la vez que te dejas ir y no te resistes,
significa entrar de lleno a la realidad, a la verdad.

Sabemos que:
Nada real puede ser amenazado.

Nada Irreal existe.
En esto radica la paz de Dios.
(Un Curso de Milagros)

No nos aísla del sufrimiento de la vida, lo que sí nos permite, es ahondar en todos los aspectos de la vida, penetrar la barrera del dolor e -ir más allá del sufrimiento, traspasarlo; es decir:

« TRASCENDERLO »
« DESIDENTIFICANDOTE DE ÉL »

fb sudhir talmale-LA POSTRACIÓN ES UNA
PRÁCTICA PROFUNDA DE MEDITACIÓN-

-Hecha con la intención específica de afrontar la realidad junto con Dios, entregarte a Dios, abandonarte en Dios, experimentar la vida con Dios tal como es-, y responder adecuadamente en cualquier situación. Nos permite dejar a un lado las ilusiones y las pequeñas mentiras piadosas que nos decimos nosotros
mismos todo el tiempo.

Esta exigencia nos coloca en una «Situación Límite», y puesto que uno no puede escapar de lo doloroso de la situación, se debe entonces asumir la experiencia pura del momento.

No hay otro lugar a donde ir, lo que está ahí, ahí está…!

«La Nueva Conciencia»
Nosotros somos lo que somos, y el mentirnos acerca de nuestras debilidades o motivaciones, solamente nos ata más a la rueda de la falsa percepción. No es un intento para olvidarnos de nosotros mismos y esconder nuestros problemas.

Es aprender a vernos exactamente
« Tal como Dios nos creó »

Y ver lo que  hay dentro y
fuera de nosotros y aceptarlo sin restricciones.

Si hay algo que deba
corregirse, sólo así lo podremos cambiar.

—/—

Investigación:
La postración nerviosa, es una condición que se caracteriza sobre todo por la angustia, o sea un -estado de tensión emocional elevado-, acompañado de una sensación abrumadora de -aprensión que carece de causa aparente-.

Todos tenemos pasajeras ansiedades cuyas causas olvidamos, pero la repetición de una circunstancia que alguna vez nos causó temor, puede evocar recelos sin nombre, -escondidos en la profundidad del subconsciente, para producirnos pánicos desconcertantes-.

Innumerables pensadores han insistido en que la -esencia- de la buena medicina radica en la calidad de la interacción humana, y de la capacidad del galeno de hacer al paciente confiar en él. Es aquella que surge de la buena relación que el médico tiene con sus pacientes, que es la esencia del arte y del acto médico.

Galeno de Pérgamo, observó, hace más de 1800 años, que la inmensa mayoría de las personas que lo consultaban -no tenían ningún mal físico, sino que presentaban problemas emocionales-. De ahí la importancia de que todos los médicos debemos tener un poco de -psiquiatra-.

-Otros elementos comunes a esas postraciones nerviosas son-: la debilidad de los mecanismos de defensa y la negación. En las primeras etapas de la vida la mayoría de los seres humanos aprendemos a protegernos contra las situaciones que causan angustias, generalmente haciendo usos del raciocinio.

Por ejemplo, un hombre justifica su gran afición al alcohol diciéndose que bebe para no parecer antisocial. Otra técnica consiste en distraer la atención fijándola en otra cosa. Así, para ocultar el disgusto que nos produce una situación o una persona, nos ensañamos contra otra, la más de las veces -pagan- las esposas (os), los hijos o los subalternos.

-En los casos de negación-, hay una oposición ciega a reconocer que existe el problema y la aversión hace que la voluntad llegue a provocar un -olvido- inconsciente.

A menudo, cuando las tensiones emocionales y los temores se acumulan en forma agobiante, se paralizan nuestras -defensas emocionales- y se desencadena la angustia subyacente; entonces la persona sufre de una -postración nerviosa-, este término es de mis años infantiles, hoy en la psiquiatría moderna se tienen acepciones diferentes, de acuerdo a los patrones de la moderna psiquiatría y regidos por el manual: DSM, serían hoy, formas de: -distimias, ansiedades, pánico, o depresiones-.

Pero esa desesperación, esa angustia, ese pesar, en nuestra sociedad actual, colmada de tan diversos afanes, esto ocurre con inquietante frecuencia. Lo importante es que su médico y usted mismo detecten a tiempo cuál es la -base emocional- del problema para enfrentarlo de manera adecuada.

Todas las postraciones nerviosas tienen sus orígenes en los afanes excesivos, tanto en el orden físico, como social y mental. -Hay condiciones genéticas que predisponen a padecerla-.

La tolerancia humana a la tensión emocional tiene un límite y cada humano, -su punto de fractura-, donde los elementos de: falta de sueño, conflictos familiares o laborales, una enfermedad, pérdida de un ser querido, un desgaste físico, o de orden social, problemas financieros, etc., participan de forma preeminente en su génesis, pudiendo el individuo llegar a la postración. ( entendiendo ésta en terminos medicos como: una característica de decaimiento, pero en terminos espirituales como un acto de la voluntad de -Postrarse ante Dios-).

¿Cómo puede saber uno que va camino al desastre? El primer signo, generalmente es una sensación vaga y prolongada de -malestares inespecíficos-: me siento mal, pero no sé por qué. Asimismo puede que aparezcan al mismo tiempo trastornos físicos muy molestos: inquietud, fatiga persistente, insomnio.

Tal vez se presenten signos más graves: -intensos dolores de cabeza, palpitaciones, mareos, desórdenes gastrointestinales, dolores musculares migratorios, cervicalgias, cuadros cutáneos-.

Todos estos signos tienen un propósito: -el de alertarnos de que las cosas no andan bien-. -El paciente deprimido acude a numerosas especialidades médicas-.
Empezamos a evitar los contactos sociales, nada nos alegra, el carácter nos empieza a cambiar, el rostro no muestra jamás una sonrisa, una gran apatía sexual, nos mostramos lejanos y ausentes, coléricos e iracundos, o parlanchines.

En fin que la gama de manifestaciones es muy variada y dependerá lógicamente de la personalidad de cada uno en particular, de los elementos genéticos y de las variantes del entorno familiar y social.

Cuando se presentan esos estados depresivos, todo dependerá de la complejidad y profundidad del trastorno, de la herencia, el deseo de curarse del enfermo y de un tratamiento adecuado.

El médico general, debe tener las herramientas para el manejo de esos estadios leves, donde un -conversatorio- a tiempo, el uso de sedantes y antidepresivos debe ser parte de su arsenal terapéutico.

Si no cede, se hará necesario el manejo por el especialista de la -mente-, para adecuar el tratamiento y acompañarlo además de psicoterapia, y en casos severos de electroterapia, es el momento del Psiquiatra, pues la complicación mayor, es la tendencia al suicidio que se puede presentar.

No olvidar nunca que para lograr la -victoria emocional-, sólo será cuando podamos mirar de frente: la mezquindad, la mediocridad, la envidia, el egoísmo, lo corriente y estúpido, la violencia, los temores, las frustraciones y fracasos, la insensibilidad espiritual y moral, la sordidez, los resentimientos, los propios y de los demás, y soportarlo todo como lo soportó el mártir del Gólgota, ese es el secreto de -la victoria-, y que estará muy cerca de la plena felicidad.

Dr. José Silie Ruiz, FRSH

Artsta-Zenón Sansuste

Busque ayuda inmediatamente si:
Se siente abrumado.
Está pensando en hacerse daño o en dañar a otra persona.
Es incapaz de controlar su comportamiento.

Tiene otros síntomas muy angustiantes de trastorno de estrés postraumático.

• EN CASO NECESARIO:
Llame a su médico.
Llame al 911 para servicios de emergencia
o vaya a la sala de emergencias más cercana.

O llame a:
SAPTEL -Sistema Nacional de Apoyo, Consejo 
Psicológico
e Intervención en Crisis por Teléfono-
(Cruz Roja Mexicana– 24 Hrs.) sin costo
Tel.- 52-59-81-21   –
01-800-472-78-35
saptel@prodigy.net.mx

http://www.saptel.org.mx/

Un pensamiento en “25. La Postración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *