3. Las voces del mundo

Si..  hay mucho ruido..!
En la casa, en la calle, en el transporte, en el súper, en el trabajo,
en las noticias, en el banco, en la escuela.. en..  etc..!

-En el mundo de las reglas-:
Voces que dicen, que pase lo que pase, hay que acatar las reglas.

-De las creencias-: Voces que dicen, que las creencias son verdaderas.
-De las costumbres-: Voces que dicen, que todo el mundo lo hace.
-De la moda-: Voces que dicen, que esto se está usando.
-Del deporte-: Voces que dicen, que hay que estar en forma.
-Del qué dirán-: Voces que dicen, que esto o aquello no se hace.
-De la política-: Voces que dicen, que hay que salir en la foto, etc..etc..

Hay también: Sub-mundos e Infra-mundos.. y sus consecuencias..

Todos estos mundos y sus voces están afuera de nosotros, y estamos acostumbrados a escucharlas y a hacerles caso: – TODOS LOS DIAS Y EN CADA MOMENTO –
y se vuelven parte de nuestros pensamientos, emociones y actitudes.

Ser incapaz de dejar de pensar, es una enfermedad terrible..!

Pero no nos damos cuenta de ella porque casi todo el mundo la sufre y se considera algo normal, este ruido mental incesante te impide encontrar el -Reino de quietud interior- que es inseparable de lo que realmente eres: El Ser, y también crea un falso yo, fabricado por la mente, que lanza una sombra de miedo y sufrimiento.

Cuando una persona va al médico y dice:
«Oigo una voz dentro de mi cabeza»,
es probable que le envíen al psiquiatra.
Lo cierto es que, de un modo muy similar,
prácticamente todo el mundo oye continuamente
«Una Voz», o varias voces, en su cabeza..!

-Son los procesos de pensamiento involuntarios que no sabes que puedes detener.
-Monólogos o diálogos continuos.
-La voz comenta, especula, juzga, compara, se queja.
-Hay cosas que le gustan o que le disgustan, y así sucesivamente.

El filósofo Descartes, creía haber encontrado la verdad fundamental cuando enunció su famoso aforismo: «Pienso, luego Existo»

De hecho, expresó el error más básico:
Equiparar el pensamiento con el Ser, y la identidad con el pensar.

– El pensador compulsivo –

Es decir, casi toda la gente vive en un estado de aparente separación en el mundo locamente complejo de continuos problemas y conflictos, en un mundo que refleja la galopante fragmentación mental.

Tomar conciencia de esto, es una liberación increíble..!

Es el principio del final del sufrimiento y del conflicto continuo, tanto interno como externo.
Si me identifico con la mente (creer que soy mente), creo una pantalla opaca de:
conceptos, etiquetas, imágenes, palabras, juicios y definiciones que bloquean toda verdadera relación y se convierte en:

– El mundo de la Percepción –

Esa pantalla se interpone:
-Entre tú- y -tú mismo-, -Entre tú- y -tú prójimo-,
-Entre tú y la naturaleza-, -Entre tú y Dios-

Y crea la ilusión de separación:
La ilusión de que -tú, y el otro- están separados.
De que tú y todo lo demás están totalmente separados.

Entonces te olvidas del hecho esencial de que, debajo del nivel de las apariencias físicas y de las formas separadas,
– Eres uno con todo lo que es –

Cuando digo te olvidas, quiero decir que ya no puedes sentir  la unidad con todo, como una realidad; puedes creer  que es verdad, pero no sabes que es verdad.  Y una creencia puede ser reconfortante; pero sólo cuando la experimentas, llega a ser liberadora.

Pensar se ha convertido en una enfermedad..!

La enfermedad se produce cuando las cosas no están en equilibrio.
Por ejemplo, el proceso de multiplicación y división celular dentro del cuerpo, no es nada malo, pero cuando las células proliferan sin tener en cuenta la totalidad del organismo, se produce una enfermedad. Esta enfermedad puede ser mental, emocional o física, a tal punto que se produce un fenómeno:

La mente crea dolor y el dolor crea sufrimiento y… el sufrimiento puede llevarnos al 98% de las enfermedades actuales: Diabetes, hipertensión, infarto, embolia, cáncer, dolores de cabeza, de articulaciones, dermatitis, etc, etc.

Copia (2) de pinturas jacek yerka nuevas 95 copia– La Mente –
Es un instrumento soberbio si se usa correctamente.
Sin embargo, si se usa incorrectamente, se vuelve muy destructiva.
Para decirlo con más precisión, no se trata tanto de que usas la mente equivocadamente:
– Generalmente no la usas en absoluto –
– Sino que ella te usa a ti –
– Esa es la enfermedad –
– Crees que tú eres la mente –
– Ese es el engaño –
– El instrumento se ha apoderado de ti –

El poder del ahora
Eckhart Tolle

Nota: Es cierto que pensamos muchas cosas sin sentido,
como la mayoría de la gente, pero podemos seguir eligiendo usar
la mente para conseguir cosas y realizar proyectos, y tenemos la
capacidad de discernir lo que conviene o no, lo verdadero de lo falso.

« El amor o El miedo »

Artista-Jacek Yerka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *